SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © Karl Lagerfeld

La estética contra la historia o la incapacidad narrativa de la moda

Comienza la secuencia. Una cámara encuadra un escenario neoclásico. Entra a escena una belleza femenina. Cuerpo y movimientos de pasarela. Levita sobre los tacones de diseñador. Ella se acerca, la cámara se queda quieta. Ella que se siente contemplada, como si estuviera en un aparador. Corte. Sus labios, finos y frágiles, abarcan todo el encuadre. Corte. Entra a escena el cigarro. Imágenes intermitentes: humo, joyas, peinados voluminosos, rímel, detalles de un vestido largo y blanco, costuras. Entra él. Ella y él. La voz de ella contra la de él. Luz dinámica, movimientos fotográficos, encuadre poético, color, belleza… Hasta que ella, con su boca de muñequita boba, balbuce algo. Un maniquí que actúa. Un video falto de emoción y credibilidad. La modelo no es actriz, y nunca lo será.

En una historia –aunque sea de o sobre la industria de la moda– uno siempre espera algo más. Quizá no un drama universal, quizá no una metáfora elaborada sobre la marca y el significado semiótico de la colección, quizá no un ensayo audiovisual sobre la creatividad de Chanel, pero sí de menos algo de contenido, lo que sea. El contenido de los videos de moda se descosen entre tanta estética.

Gia Coppola, la nieta de Francis Ford, hizo su experimento con Kirsten Dunst y Jason Schwartzman para la marca Opening Ceremony. Un proyecto que nos regala una Kirsten sesentera a través de un filtro amarillento. De nuevo, la saturación estética. De nuevo, la edición que, a base de tijeretazos, nos deja sin historia. Nos deja con nada. Un escaparate de la marca disfrazado de cortometraje. Un experimento, si acaso. Un video bien hecho que quizá sea moda, pero que no es cine. Acá el video.

Karl Lagerfeld, un diseñador, no un cineasta, hizo su cortometraje que no es cortometraje, sino una larga fotografía de su nueva colección. Placer visual, sí, pero cine definitivamente no. Decepción total. Tanta estética para tan poco contenido. ¿O será tanto contenido en la estética? Karl Lagerfeld que es Chanel. Que es elegancia, moda, alta costura, tradición francesa, etcétera. Karl Lagerfeld que sabe de belleza visual, pero que se pierde a la hora de narrar. Aquí su cortometraje.

La moda que ahora se empeña en destruir algo que no le pertenece. Los diseñadores que quieren contar historias pero solo saben cortar telas. Videítos que al final, eso sí, «se ve bien».

Quizá la única excepción sea A Single Man, el debut cinematográfico de Tom Ford. El único diseñador que podría dejar el backstage por el cine.
 


Artículos Relacionados:

Ese nulo objeto del deseo –apuntes para un po...

Creo que era Buñuel el que decía que lo mejor de la vejez era la caída de la libido. Pasando los 60 o 70 años (dependiendo si le haces caso a Pel...

Leer más
Combinar - Sada y el bombón

Combinar, ese placer urbano

Combinar es, tal vez, uno de los verbos más utilizados –y puestos en práctica– en la juerga urbana. Nos gusta armonizar con todo y armonizarlo todo. Los colores textiles,...

Leer más
Buzo urbano - Sada y el bombón

Entrevistamos a un buzo urbano

Entrevistamos a Francisco Javier Zavala, una persona que trabaja con visor, esnórquel y traje de neopreno a mil kilómetros del mar: un buzo urbano.   ¿C...

Leer más

De calle Pez al cerro del Sangremal –repaso a...

Antes de irme a Madrid solía moverme en un espacio en concreto. No sufría de las displicencias del colectivo, no tenía necesidad de experimentar ...

Leer más

Publicidad