SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

La fotografía anacrónica: la foto análoga en tiempos digitales

No importa la técnica o el formato, el objetivo fotográfico siempre ha sido el mismo: la luz. Escribir con luz, de eso se trata la fotografía. Sin embargo, cuando hablamos de formatos, el tema no es la luz, sino la escritura, es decir, cómo escribir con esta o aquella técnica, pues ese cómo escribir transformará la luz misma. Las cosas cambian con la mirada. El proceso es vital.

El daguerrotipo, la Eastman Kodak, la Polaroid, los pixeles, el Instagram; los formatos, las técnicas y los procesos fotográficos no sólo han cambiado, sino que se han solapado: una foto en Instagram es también una Polaroid. Y, extrañamente, funciona también al revés: hacer hoy un daguerrotipo es practicar, de cierta forma, la lomografía.

Utilizar tecnologías cuasi obsoletas es una curiosidad mediática; lo que antes era masivo, ahora es de nicho. El vinil, el cassette, las máquinas de escribir. En términos fotográficos, usar una técnica antigua implica no sólo escribir con luz, sino escribir también con tiempo: retratar la luz de otro tiempo.

Presentamos aquí estos juegos lúminotemporales: fotógrafos que viven en tiempos digitales pero que utilizan cámaras análogas y un comparativo fotográfico entre distintos formatos.

 

Instagram


 

Comparativo de formatos fotográficosProducción: virtual, es decir, se necesita un gadget con cámara conectado al internet, la aplicación Instagram y… listo. Claro, si en tu cuenta de Instagram no tienes ningún seguidor, la foto no existe («si en un bosque se cae un árbol y nadie está ahí para escucharlo…»).

Postproducción: Instagram te permite editar (pimpear) la imagen tomada añadiéndole filtros estilo Instamatic o Polaroid. Puedes tomar una foto espantosa, añadirle un marco blanco, poner fuera de foco casi toda la foto y añadirle el filtro Valencia; la foto espantosa se volverá fascinante (tan fascinante como casi todas las imágenes de Instagram).

Formato: 1:1, es decir, cuadrado. Los paisajes se ven como si estuvieran en una cajita, y dividir la imagen en tercios para cuidar la composición resulta un tanto más difícil.

Ventajas: casi cualquier foto se puede ver bien, o de menos atractiva. Y puedes compartirlas con más de 100 millones de usuarios. La foto como acto social.

 

35MM


 

Comparativo de formatos fotográficosProducción: análogo, con cámara manual, rollo de 35mm, lente de 50mm e ISO 400. Hay que calcular la exposición para cada toma, enfocar manualmente, escuchar sonidos mecánicos y cambiar el rollo cada 24 o 36 fotografías.

Postproducción: se puede relevar e imprimir en un cuarto oscuro, incluso modificar manualmente la imagen como ahora se hace en Photoshop o Lightroom. Sin embargo, esta imagen de aquí fue revelada, impresa y digitalizada en la tiendita de la esquina. No se le añadió ningún filtro ni se le hizo ningún retoque.

Fomato: 24:36, la medida estándar, pues este tamaño permite una buena relación entre el costo del negativo y la calidad de la imagen capturada.

Ventajas: la foto análoga se parece más a lo que ve el ojo; el cielo, por ejemplo, se ve infinitamente mejor en película que en pixeles. Lo mismo pasa con el piso (ver el adoquín). Detalle a detalle, a una foto análoga se le puede sacar más provecho que a una digital.

 

Digital


 

Comparativo de formatos fotográficosProducción: digital, con cámara de 21 megapixeles y con un ISO digital de 400. Con ciertas funciones de la cámara, no hay que calcular nada de luz o enfoque, sólo encuadrar y disparar. La cámara funciona como un asistente de producción.

Postproducción: en este caso, nula, sin ningún tipo de retoque, tal y como salió de la cámara. En otros casos, revelado y reencuadre en Lightroom y retoque de detalles en Photoshop.

Formato: 24:36, las mismas medidas que el formato de 35mm.

Ventajas: la fotografía digital ofrece más garantías; es más fácil sacar más fotos acertadas –o predecibles– y con un enfoque muchísimo más confiable. Asimismo, como no hay que estar comprando rollos cada 24 o 36 fotos, puedes fotografiar más, hacer más clics, y luego borrar las que no te hayan gustado. Esto último puede ser contraproducente: con una cámara digital es más fácil sacar más fotos erróneas.

 

Celular


 

Comparativo de formatos fotográficosProducción: prácticamente nula; se trata de encuadrar, disparar y ya. Tomar o no tomar la foto, a eso se reduce el acto fotográfico; en un celular existe sólo el botón de click, no hay más variables con qué jugar. De las más de 100 millones de fotos que se agregan a Facebook cada día (!), la inmensa mayoría se toman así, con un celular cualquiera, casi sin producción alguna.

Postproducción: nula, a menos de que después se pase a apps como Instagram, Snapseed, Afterlight, Photo Editor, ProCamera o afines.

Formato: 4:3. Muchas cámaras de los smartphones utilizan también el formato 16:9.

Ventajas: fácil, sencillo, rápido. Elemental. Y sustancial. La fotografía sin retórica, sin ningún tipo de retoques, sin engaños. En este tipo de fotos importa más el sustantivo que el adjetivo, la ética que la estética. Es algo así como la fotografía documental, contraria a la fotografía fantasiosa, ilusa y hasta presuntuosa del Instagram.

 

Tipología del fotógrafo análogo

  • El profesional. Menos del 1% de los fotógrafos profesionales utilizan cámaras de formato medio (negativos más grandes que el tradicional) y, todavía menos, cámaras de gran formato. La calidad de estos formatos es impresionante: el detalle, la textura, los colores; no tiene nada que ver con la óptica. El proceso es caro y latoso; casi siempre, los fotógrafos tienen empleados que revelan, digitalizan y producen la foto por ellos.
  • Los anacrónicos accidentales. Personas desconectadas de la tecnología digital: abuelos, rancheros, algunos burócratas y uno que otro necio. La provincia cuida y apapacha a estos anacrónicos: en estos lares todavía hay algunos changarros que venden rollos de 35mm y muchos más que imprimen las fotos a la antigüita. (Es gracioso ver cómo una doña imprime sus fotos y luego pide que se las enscaneen para poderlas subirlas a «las redes sociales de mi nieto».)
  • Los anacrónicos deliberados. Fotógrafos aficionados que utilizan formatos antediluvianos para ser distintos, originales y auténticos. Bueno, eso es lo que dicen, pues la fotografía digital puede también ser distinta, original y auténtica. «Cada quien sus cochinadas» (Julieta Díaz dixit). Los anacrónicos deliberados no pretensiosos todavía se pueden ver en algunas bodas donde los novios dejan una camarita de 35mm en cada mesa.

 

The Impossible Project

La Polaroid murió en el 2008, pero resucitó al tercer día según las escrituras instantáneas. The Impossible Project es una cooperativa de antiguos trabajadores de la Polaroid que compró la fábrica y comenzó a hacer series limitadas de la mítica cámara. Tienen tiendas en Viena, Nueva York y Tokio. Transformaron un producto masivo en una curiosidad de nicho. Ah, la exclusividad romántica. www.the-impossible-project.com
 


Artículos Relacionados:

Podcast - Sada y el bombón

Podcasts y estaciones de radio en la web

Salvo ligeras excepciones –muy, muy ligeras en provincia–, las estaciones de radio tradicional son, por decir lo menos, infames. Si la mejor parte de ...

Leer más
Trending topic - Sada y el bombón

Los trending & lousy topics del 2013; lo ...

Las tendencias son todo eso que está en las portadas de Vogue y los blogs de moda y estilo; eso que, la mayoría, no terminamos de entender y cali...

Leer más
Documentales - Sada y el bombón

Documentales: los favoritos y los que quisiér...

El cine nació con una naturaleza doble; se bautizó dos veces; creció con el alma dividida. Dos miradas en un solo cuerpo: siameses. El negativo q...

Leer más

Playing video games: la cultura de los videoj...

A principios de los 70s, cuando salieron las primeras consolas y nacieron los primeros gamers (gringos y japos, sobre todo), los videojuegos podr...

Leer más

Publicidad