SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © La Fábrica

«El año de Ricardo» en La Fábrica

En Instrucciones para John Howell, Julio Cortázar resume que el teatro no es más que un pacto con el absurdo, su ejercicio eficaz y lujoso. Absurdo en el sentido de la extravagancia, la sinrazón o, más bien, el exceso de razón. El año de Ricardo comienza desde su primer diálogo bajo esa sensación de disparate: Ricardo, diminuto y jorobado, chilla y grita en un hospital. A su lado está Catesby, una especie de mayordomo mudo, sin lengua. Ambos avanzan por el escenario entre movimientos de brazos y piernas. Ricardo a mitad del fastidio: «No sé, Catesby, no sé. No sé cómo hacerlo. Esto de coger en brazos a una cría sin piernas». Dos cuerpos en traje sastre, casi caricaturas, intentan burlonamente levantar a la niña sin piernas. «¿Cómo lo hago? ¿De rodillas, de pie? De rodillas tiene un aspecto más religioso, de sacrificio. Sí, sí, sí, de rodillas es mejor».

El año de Ricardo, la desbocada historia de un empresario que escala al poder en forma de dictadura, se estrenó en el 2007 como uno de los primeros proyectos de la dramaturga Angélica Liddell, actual referente del teatro español contemporáneo y ganadora del León de Plata en la Bienal de Venecia del 2013. Entre el performance y las puestas en escena oscuras y mórbidas, Liddell ha montado una veintena de obras alrededor del sexo, la muerte, la violencia, el poder y la locura. Con ese, digamos, repertorio artístico, el texto de El año de Ricardo llegó siete años después al foro de La Fábrica y su director Alonso Barrera.

Además de la tropicalización del texto —pasar de España a México y añadir los guiños de nuestra ridícula política nacional—, El año de Ricardo es, en su primera lectura, una obra de proporciones minúsculas: dos actores, menos de cuatro muebles que se intercambian entre escenas (capítulos) y el vertiginoso monólogo de Ricardo que, entre periodos de euforia y depresión, construye la historia y el escenario. En su segunda lectura, la obra es explosiva, barroca, recargada, cuidadosamente inestable; una vaga versión contemporánea del Ricardo III de Shakespeare: deforme, bufón, infantil y siniestro. Lo mismo hace un berrinche a un grupo de niños —«¡El carro de combate es mío! ¡Mío! ¡Mío! ¡Mío!»—, demanda ante un auditorio infestado de políticos de izquierda y derecha —«Entonces, ¿merezco un partido o no lo merezco? ¿Qué partido me vais a dar?»— o explica con rabia a unos espías —«Sólo os acordáis de los judíos porque los muy cretinos se pusieron a escribir. Sobrevivieron y se pusieron a escribir»—; todo un lenguaje basado en la violencia verbal y gestual, encarnada por la actriz María Aura que, entre la locura y la certeza, interpreta a Ricardo como un hombre voluble hasta los huesos, de furia irrisoria, a punto de estallar en una mirada o una mueca prolongada, falsa y agresiva.

El año de Ricardo es para el foro de La Fábrica el resultado de una clara obsesión con los textos de Angélica Liddell, la culminación de un proyecto personal, cuidado hasta el más mínimo detalle: desde el vestuario y maquillaje hasta luces y sonido. Una inesperada vomitada de palabras bestiales, entretenidas, humanas y con potencia política. De esas veces que estallas en risa sin darte cuenta que la tragedia del chiste es uno mismo.

 


El año de Ricardo se presenta todos los jueves, viernes y sábado de noviembre a las 9:00 pm en el foro de La Fábrica en Querétaro (Av. Industrialización 4, Alamos 2da. sección). Reservaciones al (442) 245 1978 y en info@lafabrica.org.mx.

 


Artículos Relacionados:

Gainsbourg: el indecente, el díscolo, el goliardo

Hace 20 años le dio un paro cardiaco a la provocación, y no nos hemos podido recuperar, ¡aunque vaya que le hemos echado ganas! Era feo, era orejón, era un símbolo sexual. Con esa cara no le quedaba mas que ser puro sexo. Fue amante de Brigitte Bardot, se casó con Jane Birkin, grababa canciones con orgasmo incluido, escandalizaba a los liberales. Era puro desafío, pura indecencia. Era la celebridad incómoda. Era Gainsbourg. En 1965, cuando todavía no era famoso pero sí infame, Gainsbourg escribió una canción que trata sobre una niña linda y mona que se siente «en el paraíso» cada vez que «ese palito está en su boca». La niña linda y mona, pensando quizá en Chupa Chups, cantó en el concurso de Eurovisión y, por supuesto, ganó. Ya en el pedestal de la fama, cuando la niña linda y mona se enteró de lo que en realidad estaba cantando, rompió con su escritor y no volvió jamás a cantar esa linda y mona canción. (Veintitantos años más tarde esos malditos hipsters harían su propia versión, aunque, claro, sin la gracia de la inocencia, sin la bravata del perturbador.) En 1979, un grupo de militares franceses de extrema derecha asistió al concierto de Gainsbourg en Estrasburgo para impedir que cantara su más reciente éxito: la versión reggae de La Marsellesa. Gainsbourg llegó, vio el panorama, mantuvo a sus músicos rastas en el autobús, subió solo al escenario y exclamó: «los que han impedido el concierto han devuelto a La Marsellesa su sentido inicial». Acto seguido, «el orejón degenerado», cigarrillo en mano, cantó a capella el himno de Francia. La dignidad inesperada, la grandeza irrefutable. Era Gainsbourg. A los 45 años le dio su primer ataque al corazón. Lo llevaron al hospital y dijo que no, que él no se iba a acostar ahí, en esa cama, con esas sábanas, y mandó traer sus sábanas Hermès. Después de grabar un disco conceptual bajo el tema de Lolita (Histoire de Melody Nelson), cuando su hija Charlotte tenía ya 12 años, Serge grabó con ella Lemon Incest. «The love that we will never make together», le decía. Eran los Gainsbourg. ¿Quién es ahora nuestra celebridad incómoda? ¿Lady Gaga? No, no creo. Ella es más nuestra indecencia cómoda, nuestro reflejo cómico. ¿Quién es hoy nuestro héroe trágico? ¿Quién se destruye a sí mismo? ¿Quién nos incita a la catarsis? ¿Qué haría Gainsbourg hoy? ¿Se lanzaría contra la nueva religión: contra los orgánicos, contra el cambio climático? ¿Mataría a todas esas vacas que con sus gases producen todo ese metano (un gas 20 veces más dañino que el dióxido de carbono)? ¿Mataría a las vacas para, ja, tener un mundo más orgánico, más limpio, sin tantos gases? ¿Desdeñaría a La Gaviota para tirarse (Gainsbourg usaría ese verbo) a Margarita Zavala de Calderón? Quizá así, por fin, tendríamos una política nacional estimulante. Viviendo en este falso decoro, en este mundo tan correctito, nos hace ya mucha falta un Serge Gainsbourg.  ...

Leer más

Oaxaqueños ausentes, Bacon y otras noticias d...

Un viajero sabe que traspasar una frontera puede ser tan sencillo como difícil. Es posible decir tranquilamente, como Salvador Novo, «dentro de u...

Leer más

Siempre nos quedará Belice

Se terminó el Mundial. Se precipitó durante los últimos días, cada vez a una velocidad mayor, hacia su propia desaparición. Se disolvió en el ruido que los derrotados emi...

Leer más
FNQV Tequisquiapan - Sada y el bombón

Queso y vino –la Feria Nacional del Queso y e...

La Feria Nacional del Queso y el Vino 2014 será del 23 de mayo al 8 de junio. Tres fines de semana, de jueves a domingo, en el parque La Pila de ...

Leer más

Publicidad