SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © Woody Allen

Los amores en el cine

El día a día nos ataca constantemente, y simultáneamente, con la cursilería. Es como si millones de rosas y chocolates nos aplastaran cada vez que escuchamos un «te amo» en el televisor de nuestra casa o en los restaurantes con poca luz. No es que uno no tenga corazón pero, vamos, el amor se denigra un poquito más cada 14 de febrero.

El romanticismo parece estar en peligro de extinción: los chocolates son los mismos, la caballerosidad es la misma, las conversaciones son las mismas, los escenarios son los mismos y hasta el sexo es el mismo. El amor en la vida real está plagado de lugares comunes, por eso mejor voltear al cine.

Esporádicamente, los directores y guionistas nos regalan historias de amor dignas de ser vistas una y otra vez. Historias surreales, metafóricas, libres e imposibles en la vida real; de esas que nos sueltan el suspiro que nadie acepta. Quizás, en consecuencia, en el mundo predomina un nuevo romántico que constantemente se le puede oír decir «quiero un amor de cine». ¿Por qué no? Un amor que me siga hasta en lo imposible, que diga las líneas exactas en el momento oportuno, que todo mundo le tenga envidia, que edite y elimine los momentos mediocres, que pueda pausar a mi antojo y que siempre esté acompañado de un filtro de luz que resalte mis facciones.

Aquí, un listado de algunos de los amores de cine más pasionales y que le hacen honor a ese sentimiento tan deformado por la vida cotidiana. Películas perfectas para seguir idealizando el amor sin peluches de felpa barata y paletas de corazones del mercado.
 
Los amantes del Círculo Polar, de Julio Medem

Las capicúas nunca pudieron ser más amorosas. Una historia contada desde la perspectiva de Otto y Ana, dos españoles que se encuentran a merced de las casualidades de la vida en el Polo Norte. El discurso circular perfecto para demostrar que el amor no es más que una casualidad tras otra (el suspiro con una taza de té está garantizado). Acá una de las frases más memorables.
 
Jeux d’enfants, de Yan Samuell

El infantil juego de «te atreves o no» llevado a las últimas consecuencias en la relación de Sophie y Julien. Una historia de amor donde la locura y los retos impulsivos desfilan con múltiples variaciones de La vie en rose de Edith Piaf. Acá una de las escenas.
 
Eternal Sunshine of the Spotless Mind, de Michel Gondry

La historia de Joel y Clementine, una pareja al borde de la destrucción que opta por borrarse mutuamente mediante un proceso de «pérdida de memoria selectiva». Una colección de diálogos y discursos visuales cargados de metáforas. Aquí una de las tantas secuencias memorables.
 
I’m Here, de Spike Jonze

Una película relativamente corta, creada como parte de una campaña para Absolut. Muestra la historia de Sheldon y Francesca, dos robots en la ciudad de Los Ángeles. La historia lidia con la entrega emocional de un robot hacia el otro sin recibir nada a cambio. Otro amor de ciencia ficción cargado de recursos simbólicos. Aquí una escena. Y acá una crítica.
 
Three Times, de Hou Hsiao Hsien

Tres veces un romance: uno en 1966, otro en 1911 y el último en el 2005. Tres viñetas que destilan la substancia, la singularidad y la esencia de todas las relaciones románticas. Aquí el trailer.
 
Io sono l’amore, de Luca Guadagnino

Lo que pasa cuando eres una mujer casada y distinguida y decides dejar todo –tu esposo, tu casa, tus hijos, tu vida– por una pasión desaforada. Acá el trailer.
 
Notorious, de Alfred Hitchcock

Ingrid Bergman y Cary Grant diciendo cosas como: Look, I’ll make it easy for you. The time has come when you must tell me you have a wife and two adorable children… and this madness between us can’t go on any longer, o: A man doesn’t tell a woman what to do. She tells herself. O esto.
 

P.D.: todo esto se escribió debido a que nada más no llega Triste San Valentín a los cines del Bajío.
 


Artículos Relacionados:

Midnight in Paris o la inmortalidad de Woody Allen

Si estás familiarizado con la obra de Hemingway y Gertrude Stein, si conoces la relación de Scott y Zelda Fitzgerald, si has leído a T.S. Eliott, si has visto más de una película de Buñuel, si has analizado los Picasso en persona y tienes tu Modigliani favorito, si reconoces la música de Cole Porter y si has estado en la capital francesa, podrás ver Midnight in Paris como una comedia, te reirás (a veces a carcajadas) con uno de los guiones más estupendos de ficción cinematográfica. Si sólo has escuchado los nombres anteriores pero no conoces su obras —o no sabes si son pintores, escritores o qué—, entonces podrías ver la película como un fantasioso e ingenioso drama, reírte a veces, sí, pero entenderla más bien como un ensayo sobre el París de los veintes (y la belleza de Marion Cotillard). Si no sabes quiénes son los personajes mencionados aquí arriba, si no reconoces la diferencia entre el París de la posguerra y el París de La Belle Époque, si no disfrutas de una ciudad lluviosa, si es la primera película que ves de este director, seguramente esta película podría parecerte una aburrición total. Esperarás a ver cuándo se sale el primero, te emocionarás cuando veas que ese grupo de adolescentes va desfilando agachado y te mezclarás con ellos para desaparecer en la oscuridad y sentir ese alivio que se siente cuando despiertas de una pesadilla y te das cuenta que ya terminó. Mientras la clase media asciende en todo el mundo, Woody Allen, extremadamente lúcido y gracioso, nos ofrece una obra que exalta todas las virtudes del cine, que ignora a la clase media, pero que, inexplicablemente, se convierte en su éxito de taquilla más grande en los 50 años que lleva haciendo cine. De Midnight in Paris recordaré vívidamente tres cosas: las conversaciones alucinantes (que, sin embargo, no pierden verosimilitud), la crítica de la nostalgia y la victoria del gran Woody Allen sobre la muerte y el olvido.  ...

Leer más

Aronofsky: el cisne negro

El cisne negro, la quinta película de Aronofsky. Después de la crudeza sangrante (así, literal) de El luchador, Aronofsky regresa con un guión filmado en Nueva York, prin...

Leer más

Muestra de la Cineteca en Querétaro

No más cine palomero en Querétaro –por lo menos del 5 al 11 de mayo. La 54 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional llega este domingo al Cineteatr...

Leer más

A ciegas

Siempre soy un invitado al cine. Sé que vamos un día a cierta hora, pero no sé nada más. Nunca selecciono la película, nunca sé que voy a ver: voy porque respondo a una i...

Leer más

Publicidad