SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Aronofsky: el cisne negro

El cisne negro, la quinta película de Aronofsky. Después de la crudeza sangrante (así, literal) de El luchador, Aronofsky regresa con un guión filmado en Nueva York, principalmente en el Lincoln Center. Una película sobre ballet, sobre una bailarina de ballet.

La historia es eficiente y engancha desde el inicio, contada por medio de una cámara que casi no abre planos amplios y en cambio se mueve pegada a los cuerpos, pensada para extraer la médula. El planteamiento es sobre la frustración de la tenacidad, disminuida por la premisa de la película: para lograr la perfección hay que desatar la parte oscura, escuchar el delirio de las musas que relató Platón: «la poesía de los sabios se verá siempre eclipsada por los cantos que respiran un éxtasis divino».

La protagonista de la película, una magnífica Natalie Portman, es una aspirante a sabia, dedicada a mecanizar sus movimientos para lograr la perfección. Ya le advierten: la perfección es otra cosa, no la tediosa voluntad imponiendo una programación. Aquí se cuela el ímpetu de Aronofsky de, a sus cuarenta años, condensar una escultura cinética de los temas que aparecen desde su primera película, π: la enfermedad, la obsesión, el placer sexual, la transformación, y con eso hacer un filme sobre las dualidades y los espejos: el cisne blanco que debe ser negro.

Es complicado y delicioso seguirlo en un mundo de alucinaciones que va girando en espiral hasta estrangular el final. La última escena es casi idéntica a la de Ram, el héroe de El luchador que se entrega, en un momento catártico, a su público.

Las representaciones en el arte pueden funcionar como deseos de los realizadores. Me pregunto si esa es la muerte que desea Aronofsky, una muerte aclamada por una multitud de fieles que reconocen a un cisne negrísimo, un ave oscura que inunda de emociones.
 


Artículos Relacionados:

Midnight in Paris o la inmortalidad de Woody Allen

Si estás familiarizado con la obra de Hemingway y Gertrude Stein, si conoces la relación de Scott y Zelda Fitzgerald, si has leído a T.S. Eliott, si has visto más de una película de Buñuel, si has analizado los Picasso en persona y tienes tu Modigliani favorito, si reconoces la música de Cole Porter y si has estado en la capital francesa, podrás ver Midnight in Paris como una comedia, te reirás (a veces a carcajadas) con uno de los guiones más estupendos de ficción cinematográfica. Si sólo has escuchado los nombres anteriores pero no conoces su obras —o no sabes si son pintores, escritores o qué—, entonces podrías ver la película como un fantasioso e ingenioso drama, reírte a veces, sí, pero entenderla más bien como un ensayo sobre el París de los veintes (y la belleza de Marion Cotillard). Si no sabes quiénes son los personajes mencionados aquí arriba, si no reconoces la diferencia entre el París de la posguerra y el París de La Belle Époque, si no disfrutas de una ciudad lluviosa, si es la primera película que ves de este director, seguramente esta película podría parecerte una aburrición total. Esperarás a ver cuándo se sale el primero, te emocionarás cuando veas que ese grupo de adolescentes va desfilando agachado y te mezclarás con ellos para desaparecer en la oscuridad y sentir ese alivio que se siente cuando despiertas de una pesadilla y te das cuenta que ya terminó. Mientras la clase media asciende en todo el mundo, Woody Allen, extremadamente lúcido y gracioso, nos ofrece una obra que exalta todas las virtudes del cine, que ignora a la clase media, pero que, inexplicablemente, se convierte en su éxito de taquilla más grande en los 50 años que lleva haciendo cine. De Midnight in Paris recordaré vívidamente tres cosas: las conversaciones alucinantes (que, sin embargo, no pierden verosimilitud), la crítica de la nostalgia y la victoria del gran Woody Allen sobre la muerte y el olvido.  ...

Leer más

Cortos animados, cuentos visuales

Dicen que escribir un buen cuento es más difícil que escribir una buena novela. La novela puede –incluso quizá debe– tener ciertos errores; el cuento no, el cue...

Leer más

Las bestias del museo o el hombre pesado

He intentado, sin éxito, rechazar las invitaciones al coctel del mes en turno: el «evento cultural» de la ciudad. Lo he tratado de hacer varias veces ...

Leer más

Tener un cine club —entrevista a Gabriel Hörner

Este año, el Cine Club del Museo de la Ciudad de Querétaro cumple 20 años. A propósito del aniversario, entrevistamos a Gabriel Hörner, director del m...

Leer más

Publicidad