SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © La mirada del otro

El Premio Quórum

El pasado 14 de agosto, la versión impresa de esta revista recibió el Premio Quórum en la categoría de diseño editorial. «¡Paren las prensas, detengan los tórculos; ganamos el Premio Quórum!», tuiteamos por ahí.

Nos emocionamos, por supuesto, pero no tanto por el premio como por el reconocimiento. Y es que esa palabra –reconocer– es una de las bellas que tiene esta lengua. Para empezar, es palíndromo, es decir, la propia palabra abre una ventana hacia adentro y se reconoce a sí misma. La palabra cobra sentido no cuando se lee de ida, sino cuando se lee de vuelta; cuando se relee. «No se trata tanto de ir como de regresar, es decir, de recordar», decimos por acá. Quizá por eso, por ahí de junio de 2010, uno de los nombres finalistas que teníamos para la revista era anilina.

Asimismo, de cierta forma, reconocer significa conocerse en el otro. El yo adquiere sentido cuando escucha que alguien le dice o lo señala como él; cuando alguien lo reconoce. Por eso no nos emociona tanto el premio como el reconocimiento, pues el reconocimiento significa:

  • No los 258 artículos que hemos publicado aquí, sino las 103,773 visitas que hemos recibido y los 380 comentarios que nos han dejado.
  • No los 287 correos que hemos enviado, sino las 178 cartas que hemos recibido de parte de los lectores.
  • No las once ediciones que hemos hecho, sino las once veces que alguien nos ha encontrado.
  • No lo que escribimos, sino lo que el otro lee, pues es lo que el otro lee lo que en realidad escribimos.
  • Y no el Premio Quórum, sino los lectores que recibimos gracias al Premio Quórum.

Así como la luz cobra sentido cuando se refleja –una imagen que se revela–, esta revista existe en la medida que el otro la reconoce. Por eso estamos emocionados. Y agradecidos.

Y ya que estamos en esto, aprovechamos para reconocer y agradecer a nuestra diseñadora: Denisse Piña, al taller que nos hace: Sé, taller de ideas, y al otro que nos define: tú. Gracias.
 


Artículos Relacionados:

El calzado urbano de Sada

Hace casi año y medio, en la tercera edición de la revista, publicamos el calzado urbano del bombón. Desde entonces ha sido uno de nuestros artículos más visitados. Vi...

Leer más

Sada y el bombón, una reflexión final

Imaginaba Sada y el bombón años antes de discutirla por primera vez, mucho antes de que tuviera nombre. No la imaginaba realmente… justo lo opuesto: la imaginab...

Leer más
Vajillas especiales - Sada y el bombón

Vajillas personalizadas; la gracia de comer e...

De la vista nace el antojo. Algo (o alga) así dice el refrán. En otras palabras, la experiencia de comer comienza mucho antes de oler, probar y t...

Leer más

Los diseñadores más representativos del Bajío

Después de discutir el proceso de diseño, la formación del diseñador, las opiniones de algunos usuarios y los conceptos de forma y función (aquí la pr...

Leer más

Publicidad