SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Sada y el bombón, una reflexión final

Imaginaba Sada y el bombón años antes de discutirla por primera vez, mucho antes de que tuviera nombre. No la imaginaba realmente… justo lo opuesto: la imaginaba como una ausencia. Durante varios meses, en 2010, entre todos inventamos sus partes y sus límites, un proceso emocionante: pasar del espacio negativo, inexistente, al espacio positivo, donde todo tiene medidas y leyes, tonos y expresiones, un universo dentro de otro, un microclima que permite vida nueva —aunque no toda.

Para saber exactamente qué era Sada y el bombón necesitábamos inventarla, poder tomarla físicamente y evaluarla. Inmediatamente después, declararla beta. Inventar durante un año los mecanismos para llevarla a la siguiente fase, modificarla, producirla, tomarla y evaluarla. Declararla beta de nuevo. Tener otros 365 días para pensar en los siguientes pasos, implementarlos, imprimirla, hojearla, declararla beta… y así exhaustivamente. Sada y el bombón es una revista que no estaría terminada nunca: evolucionaría de la misma manera que un ser vivo.

En diciembre 2013 la revista se hizo notablemente más grande —nuevo tamaño, más páginas y contenido. Un mes después, recibí la queja de un querido amigo por «verla tan grande y tan seria». Al final de mi respuesta, le escribí que «con este cambio de la revista estoy muy contento: cuando llegaron las cajas de la imprenta y pude sacar la primera y tomarla, pensé que era justo lo que esperaba y un poco más. En ese momento olvidé los 18 números anteriores y me puse a pensar en los 18 siguientes».

Veo la primera edición de Sada y el bombón y veo inocencia. Veo la última edición y distingo un gran camino andado; puedo imaginar sus siguientes cambios y su futuro lejano.
 

*

 
Podemos dividir a todas las revistas en dos grupos: las monolíticas y las experimentales. Las monolíticas evolucionan poco a poco, interiormente, la edición uno y la edición cien no son tan distintas en sus formas. Sada y el bombón es una revista experimental: nació de un deseo-incógnita-búsqueda y fue creciendo naturalmente; evolucionó hacia adentro y hacia afuera, se desbordó y ocupó otros recipientes, se hizo grande, se extendió en las personas y en las geografías, aunque siempre pautada y delimitada en el tiempo. Sada y el bombón experimentó siendo la revista de una persona, luego de dos, luego de ocho, luego de un grupo grande, luego de una ciudad y una región.

Cualquier creación estará siempre incompleta, en cualquier fase, incluso terminada. La parte complementaria está siempre en el futuro, en el deseo.
 

*

 
¿Cuál es el valor esencial de Sada y el bombón? Tal vez el cultural. No cultural como se traduce vulgarmente, sino cultural en su sentido de diccionario, antropológico: modo de vida y pensamiento local.

Sada y el bombón fue una gran red social porque era atractiva. Era atractiva porque estaba bien hecha. En las reuniones editoriales contábamos lo que nos había pasado en los últimos días o notábamos que algo cotidiano necesitaba una explicación o un análisis menos superficial, y lo convertíamos en artículo —después de una investigación y un debate con puntos de vista a veces opuestos. La edición fotográfica, la comisión de ilustraciones, el diseño editorial: todo se hacía de cero. Irónicamente, esta originalidad —que era lo que los lectores más apreciaban— no siempre le hacía sentido a los posibles anunciantes. Y ésta es la razón por la que ahora tenemos que despedirnos, pero buscaremos la manera de volver, probablemente con un esquema sustentable que esté directamente integrado —esta vez desde el principio— con el proceso de creación de contenidos. Mientras tanto, la echaré mucho de menos.
 


Jacobo Zanella participó en todos los procesos de la revista, desde el diseño de las portadas hasta la selección minuciosa de los puntos de distribución. Lee algunos de sus textos en sadabombon.com/author/jacobo

 


Artículos Relacionados:

El cine vacío

Debo mi primera noción del «cine vacío» al ensayo sobre un cineasta húngaro que me regaló un taxista potosino. Tengo la costumbre de fingir nacionalidades extrañas cada v...

Leer más

Museos y galerías, espacios de arte contempor...

Dicen que la provincia se nos está rezagando en cuanto a espacios culturales se refiere, que ahora todo el jaleo artístico se concentra en las gr...

Leer más

Perros vs. Gatos, duelo de animales domésticos

Nuestra fauna hogareña se divide principalmente entre las figuras caninas y felinas (los hurones, peces, víboras y demás son mascotas aparte). Ambas r...

Leer más

Shakespeare en la pantalla

Han pasado 450 años desde el fallecimiento de William Shakespeare el 26 de abril de 1564 —una fecha incierta, como su nacimiento o su mismísima existencia. Los eventos or...

Leer más

Publicidad