SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

¿Dónde puedo comprar muebles viejos en Querétaro?

El Chino Hdz me pregunta si existe algún «flee market» en Querétaro, algún bazar donde se pueda conseguir muebles y cosas viejas en buen estado. Supongo que querrá darle a su casa un toque vintage.

De forma obligada, y casi lógica, este tipo de lugares deben encontrase en el centro. Uno de ellos, quizás el primero que debes ir a visitar, es el que se ubica en el Jardín del Arte (Independencia esq. con Vergara). Ahí se pone un bazar con atigüedades todos los sábados y domingos de 10 am a 6 pm.

Quizá no encuentres tantos muebles, pero si eres fanático de las cosas viejas, este es el lugar perfecto para comprar un periódico de hace 50 años o un collar de bisabuela en buenas condiciones. Yo considero que aquí sería el primer lugar por el que debes empezar. Ya estando ahí, te mezclas con la crema y nata del mundo de las antigüedades en Querétaro y seguramente te darán indicaciones sobre dónde conseguir lo que sea que quieras conseguir.

Ahí mismo en el centro, yendo hacia la calle Pasteur, hay un pequeño local que se accede por un restaurante donde quizás puedas encontrar una que otra cosa buena. También, muy de vez en cuando, se encuentra algo bueno en dos bazares que se ubican en Nicolás Campa (entre Morelos y Escobedo).

Sí, ya sé que las indicaciones y las probabilidades que doy de que encuentres lo que buscas son bastante dispersas, pero así es esto de las antigüedades. ¿Qué puedes esperar de la compra de un mueble viejo sin la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito a seis meses sin intereses? Negocio arcaico solamente permite una búsqueda arcaica; olvídate de googlear un mercado de pulgas en Querétaro con la información exacta del espejo de los 50s que necesitas tener en tu vestíbulo principal.

Otro lugar, también en el centro, puede ser la Casa Dragón. Hay dos sucursales, una en Independencia 65, esquina Río de la Losa, y otra en Madero 143.

También hay otra tienda en Hidalgo 31, entre Guerrero y Allende. He visto cosas buenas ahí.

Ahora, si lo que andas buscando es ropa. Además de los bazares, donde puedes encontrar una que otra cosa, está Cornelia y Caridad (Río de la Loza Sur 1, enfrente del Punto). Ahí puedes encontrar prendas vintage a un precio bastante razonable.

Así que, Chino, no queda nada más que asomarse a estos lugares y buscar y buscar y buscar. De todos modos, a la hora de comprar una antigüedad importa más la búsqueda, la espontaneidad de encontrar un marco, una silla o una mesa que estuvieron bastante tiempo esperándote en esa calle perdida del centro.
 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más
Lujos - Sada y el bombón

Pequeños grandes lujos: placeres cotidianos q...

Existen placeres reservados para los ricachones: volar en primera clase, ir al sauna los martes, al masaje los jueves, pasear en un convertible, ...

Leer más
Vajillas especiales - Sada y el bombón

Vajillas personalizadas; la gracia de comer e...

De la vista nace el antojo. Algo (o alga) así dice el refrán. En otras palabras, la experiencia de comer comienza mucho antes de oler, probar y t...

Leer más
Cómo escoger un vino - Sada y el bombón

El vino cotidiano: ¿cómo escoger un vino en e...

El mexicano promedio –y estamos contando a los extranjeros que viven en México como mexicanos– consume tan solo 500 mililitros de vino de mesa al...

Leer más

Publicidad