SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Bares & cantinas: los mejores sitios etílicos en Guanajuato, Querétaro y San Miguel de Allende

Nada más bonito que entrar a una cantina y recibir, a modo de saludo, un «¿lo de siempre, joven?». La cantina hogareña, el cantinero fiel, la bebida tradicional. Eso en las cantinas, porque en los bares es distinto. Ahí, presumen, hay más finura, más gollería. Pero la idea es la misma: nada como encontrar dos o tres lugares etílicos que funcionen tanto un martes como un sábado; bares y cantinas que, por el ambiente, la bebida o la botana, nunca te quedan mal.

Los bares de Guanajuato son estudiantiles. Como lo más dramático que puede ocurrir ahí es reprobar una materia, todo es muy alegre. La cantina El Incendio (Cantarranas 15) es una de esas cantinas «de mala muerte» con canal bajo la barra, pero, claro, tiene ese toque universitario: borrachos de pueblo con converse y lentes hipsters. Pídete un mezcal; si no se te ocurre ver cómo lo preparan, te sabrá buenísimo.

Ya entrado en mezcales, dirígete a la mina La Valenciana. Ve ahí, como un turista cualquiera, hasta que llegues a la plaza. Despégate del grupo, atraviesa la plazuela y vete justo para el lado contrario de donde está la mina. A unos pasos encontrarás El Fusilado. Sirven varios tipos de mezcal y algunas veces, gracias a algún inspirado, tienen música en vivo.

La vida nocturna en Santiago de Querétaro es, guardando las debidas dimensiones, cosmopolita. Sí, no es Nueva York, pero en el centro histórico de Querétaro es fácil sentarse al lado de un alemán, escuchar por ahí a un grupo de franceses o ligar, por qué no, con una colombiana. ¡Bacana!

Si eres fresón, te recomendamos La Grupa, la coqueta terraza del Mesón de Aspeytia (Pasteur Nte. 25). Si buscas buen trato y una botana fresca, el Bar de Cortés (Juárez esq. Escobedo). Si vienes de Guanajuato y sigues jovial, el Zeppelín (Independencia 186), tiene una terraza bastante agradable. No importa a cuál vayas, terminarás en la cantina de don Amado (5 de Mayo, casi esq. con Gutiérrez Nájera). Don Amado, hay que decirlo, es la mejor cantina de Querétaro.

San Miguel es una mezcla, quizá un poco gringa, de Querétaro y Guanajuato. Hay gente joven al lado de mucho gringo y altos directivos con esposas despampanantes. El bar La Azotea (Umarán 6) ofrece, desde el techo de una casona colonial, vistas de la parroquia. El bar La Fragua (Cuna de Allende 3) tiene música en vivo y una iluminación exquisita. Y La Cucaracha (Zacateros 22) es la tradicional cantina de pueblo, un gran lugar para decir «la última y nos damos».
 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más
Fiesta - Sada y el bombón

¿Qué llevar a una fiesta?

Recomendaciones para no llegar a una fiesta casera con las manos vacías o con la misma botana de siempre Entre los 18 y los 23 años, más o menos, la mayoría de las fie...

Leer más

¿Dónde comer con la pareja en Querétaro y San...

Daniel Martínez me pregunta por un lugar para comer en Querétaro y en San Miguel de Allende. Tiene una especificación: un lugar para ir con la pa...

Leer más
Regalos - Sada y el bombón

Carta al Bebo Dios: nueve propuestas para gas...

La mejor parte de crecer es darte cuenta que Santo Clos, el Bebo Dios y los Reyes Magos no sólo sí existen, sino que todos están encarnados en ti...

Leer más

Publicidad