SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

«Aquí hay pollo encerrado» –Fotografía de Santiago Galo

Dejemos un lado, por ahora, este mural de La Remolacha y enfoquémonos en una duda que seguro nos carcome a todos: ¿por qué diablos la calle donde está este mural se llama Ronco Pollo? ¿Fue acaso bautizada entre alitas y pechugas? ¿Solía ser la calle de las rosticerías? ¿Alguien se estará burlando de nosotros?

Y el pollo es lo de menos. Lo verdaderamente enigmático es el adjetivo: el carácter ronco del pollo. Calle Los Pollos, calle Pollerías o incluso Pollicalle, todo eso es aceptable, ¡pero por qué un pollo ronco! ¿Acaso existen pollos afónicos? ¿Alguna vez alguien ha escuchado un pío áspero? ¡Qué diablos!

Parecería una broma de la modernidad. Pero no, encontramos un opúsculo de finales del siglo XIX donde el hijo de don Cayetano Rubio habla una y otra vez de «la toma de Ronco Pollo, la que dá paso á el agua que surte al Barrio de San Sebastián […] en el Molino de San Antonio».

Misterio (casi) resuelto: el curioso nombre de la calle Ronco Pollo data de por lo menos 1879. Lo que todavía no resolvemos es lo que tiene La Remolacha en su imaginación para que se le ocurran pollos que reman dentro de cerditos-acuáticos-come-abejas.

¿Qué pasa dentro de la cabeza de La Remolancha [sic]? Ayúdenos, que ese sí es un misterio.
 


Artículos Relacionados:

Callejiar en Medellín

Nací y crecí, y pocas veces he salido de Medellín, una ciudad que se armó en una grieta que algunos llaman valle, en la cordillera de los Andes. Promedia uno La Habana y ...

Leer más

Primavera vs. Verano

¿Habitantes del trópico, somos capaces de distinguir y comprender las diferencias entre la primavera y el verano? Se sabe que entre los trópicos existen sólo dos estac...

Leer más

Sobre la originalidad del hombre moderno

El hombre moderno carga con más de ocho décadas de evolución. Los zapatos que trae son una modificación de un diseño original de los ochentas, la músi...

Leer más

Pásele a su casa

Un colega, a quien estimo, me confesó que nunca ofrece café ni agua a quienes le visitan en la oficina. Para que no se tarden de más. Muy efectivo en estas exasperantes t...

Leer más

Publicidad