SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

El silencio en peligro de extinción

A medida que la civilización urbana e industrial asienta su dominio, el nivel de ruido inicia un crecimiento geométrico que hoy en día raya en la locura.

~George Steiner

 
Me entero que ya nadie cocina, come, convive o trabaja sin música de fondo. Las nuevas generaciones no pueden leer sin escuchar música. Los más tranquilos y anacrónicos ponen un playlist de música clásica antes de abrir un libro, pero leer sin música, en silencio, ya ninguno. Me informan que incluso hay gente que no puede dormir sin la televisión o el iPod encendido. «El ruido me acurruca», dicen.

Veo que la gente corre con audífonos: «la música me acelera, me motiva a correr un poco más».

El camino del trabajo a la casa y de la casa al trabajo, anteriormente dos de los momentos más solitarios y reflexivos del día, se han llenado de noticias, música, llamadas telefónicas. Incluso los que se transportan en bici o caminando ocupan ese tiempo para escuchar un podcast.

Me dicen que meditar ha dejado de ser un acto solitario, que ahora hay grupos de meditación que organizan retiros de silencio fuera de la ciudad, en el campo.

Me dicen que es para escuchar la naturaleza: el viento, el agua, los pájaros, todo menos el silencio mismo. Me informan que en esta época es imposible quedarnos sin luz, sin líneas telefónicas, sin internet, sin vecinos, sin amigos (tanto virtuales como reales). Y aún si todo eso falla, si nos quedamos sin luz y sin nada, siempre nos quedará la batería de la laptop para jugar buscaminas.

Es imposible quedarse sin ruido. No existe ya un lugar tranquilo y silencioso donde uno pueda estar tête-à-tête consigo mismo. Hemos logrado evitarnos; hemos hecho todo lo posible para no volver a encontrarnos.

El silencio está ya extinto, era demasiado aburrido.
 


Artículos Relacionados:

Hobbies - Sada y el bombón

En peligro de extinción: los hobbies

El doctor que escribía sonetos; el ingeniero que todas las noches se encerraba en su estudio –y en sí mismo– para «armar carritos»; el arquitecto que cuidaba su...

Leer más
Jugar en las calles - Sada y el bombón

La calle, en extinción –perder la calle signi...

Todavía existen por ahí algunas colonias con letreros de «¡Cuidado, niños jugando!». Son colonias que llevan 10 años, por lo menos, sin renovar l...

Leer más
Respeto - Sada y el bombón

La extinción del respeto; el cambalache socia...

«Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé… en el quinientos seis y en el tres mil también», cantaba Enrique Santos Discépolo en su tango C...

Leer más

El pudor, en peligro de extinción

El pudor es el adorno más hermoso de la mujer. ~Flaubert, Diccionario de lugares comunes   El pudor agoniza de vergüenza, se desvanece, se nos va. Y n...

Leer más

Publicidad