SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

La extinción de los Judas y la falta de vergüenza

La peor parte del ateísmo no es la carencia de dioses, sino de herejes. Por ejemplo, llegará la Semana Santa, llegará el Sábado de Gloria –el sábado 23 de abril– y pasará algo muy triste: no habrá Judas que quemar.

Los españoles llegaron a México con su dios, pero también con sus herejes. Dicen –qué bonito es utilizar el irresponsable «dicen», ¿no? – que en tiempos del Virreinato la Santa Inquisición tenía la costumbre de quemar unos pequeños muñecos llamados tras el nombre del mítico Judas Iscariote.

Imaginemos a un don Juan del siglo XVII. Sale a la calle, engatusa a dos o tres damiselas, comete tres o cuatro desperfectos, se expone como sacrílego y se hace acreedor a que las autoridades lo persigan. Como las autoridades son las autoridades, don Juan se escapa y se convierte en un prófugo de la justicia. Sin embargo, aún prófugo, la Santa Inquisición lo juzga: «no tendremos su cuerpo, pero tenemos su alma». Confecciona un pequeño muñequito –que según ellos representa al prófugo–, lo cuelga en una plaza pública y le prenden fuego.

Como las autoridades siguieron siendo las autoridades, hubo cada vez más prófugos y, en consecuencia, más tipos de muñecos: variedades de Judas. Artesanos especializados forraban armazones de carrizo con papel, cartón, paja y zacate, los pintaban de negro y rojo ¡y a quemarse! Artesanía efímera.

Ahora, como hemos matado a dios nos hemos quedado sin herejes, sin Judas, sin artesanía que quemar. En la guerra del todos contra todos abundan los traidores, y ni modo que nos quememos a nosotros mismos. La extinción de los Judas como signo de la desvergüenza contemporánea.
 


Artículos Relacionados:

Respeto - Sada y el bombón

La extinción del respeto; el cambalache socia...

«Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé… en el quinientos seis y en el tres mil también», cantaba Enrique Santos Discépolo en su tango C...

Leer más
Bares y cantinas - Sada y el bombón

Bares & cantinas: los mejores sitios etí...

Nada más bonito que entrar a una cantina y recibir, a modo de saludo, un «¿lo de siempre, joven?». La cantina hogareña, el cantinero fiel, la beb...

Leer más
Gluten - Sada y el bombón

¡Ese maldito gluten! El demonio de los celiacos

Primera sospecha: la tendencia anti-gluten es uno de los efectos de la Revolución verde que se dio en los sesentas. A mediados del siglo pasado, cuand...

Leer más

Robarse a la novia –Sobre placeres deshonesto...

No ha existido un robo de novia más dramático y estremecedor que aquel escrito por Federico García Lorca en Bodas de sangre. En plenos festejos n...

Leer más

Publicidad