SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

StandUp comedy, un diálogo sobre la comedia autobiográfica

Además del entretenimiento que nos producen comediantes como Jerry Seinfeld, Louis C.K., Dave Chappelle, entre muchos otros, nos interesa el género del StandUp por tres razones. Primero, por la enorme decencia de poder reírse de uno mismo: la dignidad del autobullying. Segundo, por la capacidad de transformar la cotidianidad en comedia, es decir, por la atención profunda puesta en cosas ordinarias y pedestres. Y tercero, por la habilidad narrativa, por el trabajo que hay detrás de una buena historia –no un chiste, no una anécdota ingeniosa, sino una historia bien contada. Así, en una (sub)especie de diálogo platónico, pero chacotero, Juan Manuel Nava y Bubu Romo escriben aquí al alimón sobre las gracias y desgracias de ser StandUperos.

Juan Manuel: Bubu, tú que eres master StandUpero queretano… ilústrame, mano: ¿qué es el StandUp?

Bubu Romo: ¿Esto ya es parte del artículo, o me lo estás preguntando nomás porque de plano no sabes?

JM: Jajajaja. No wey, ya es parte.

B: ¡Ahhhhh! A mí me gusta decir que el StandUp es comedia en primera persona.

JM: A mí me gustan las carnitas en primera persona… pero bueno, creo que tienes toda la buchaca llena de razón, a lo mejor podría aderezar tu definición diciendo que es una autocrítica que después se torna ajena y, al serlo, alguien más la hace suya. Como bien dicen, es importante aprender a burlarse de uno mismo, y es lo que el StandUp de entrada logra.

B: ¡Uf! ¡Carnitas! Lo que es cierto es que el StandUp es bastante terapéutico (¿terapéutico lleva acento? ¿no te pasa que ves palabras que están raras aunque estén bien escritas?). En general la gente expone con el StandUp cosas que normalmente podrían parecerles penosas, pero las lleva a un extremo que genera risa, y entonces es bastante liberador.

Me acuerdo de un cuate que, por ejemplo, salió del «clóset» y lo platicaba en su StandUp, y eso le ayudó mucho (creo que también ligó muy denso). A mí el StandUp me ha ayudado mucho: ¿tú sabías que yo soy calvo?

JM: ¿Eres calvo? Dios santo, mira de lo que se viene a enterar uno. En cuanto a las palabras que se ven raras pero están bien escritas, es como las chicas que están bien sabrosas pero medio feonas, las ves, dudas, pero al final lo aceptas. A mí me ha ayudado mucho el StandUp en la casa, ahora saben que las pendejadas que digo no son para ofender, simplemente para liberarme mentalmente (ay sí goe, el creativo en exceso). Debería de haber más gente haciendo StandUp… Bueno, debería haber más gente dándose cuenta que hace StandUp involuntario y animarse a dar el salto (voluntario)… La gente del norte debería dar el Saltillo.

B: Creo que lo de las chicas no es políticamente correcto, Mouse. La cosa es que hacer StandUp no es así de enchílame otra (jajaja, me encanta esa frase, porque nunca he escuchado a alguien pedir que «le enchilen otra», supongo que no es tan sencillo; en todo caso, ¿qué es lo que se enchila?). Hacer StandUp comedy tiene todo un proceso y un método, es casi ciencia; deberíamos de hacer StandUp con bata, lentes y guantes.

JM: Sí, la verdad es que hacer StandUp tiene su chiste… (¿viste lo que hice ahí?). Yo creía que era sencillo, que se subía alguien a hablar sin preparación, pero no, cuando hice mis pininos (esa palabra también me causa conflicto… pininos… pinitos… básicamente todo lo que «empine») me di cuenta de que escribir un texto para después hacer reír a la gente es bien complicado.

B: Sí, hay dos cosas que la gente debe saber:

1. El StandUp no es actuación: es la crónica o la reflexión de cosas cotidianas, cosas que te pasan a ti… Comedia en primera persona.

2. El StandUp no está basado en la improvisación (aunque se apoye y empolle en ella): hay que trabajar en las historias que cuentas.

JM: Exacto, bien puntualizado, Bubu, por eso mismo creo que es muy sencillo que de las personas salga un StandUpero involuntario, porque todo mundo hacemos reír (bueno, todos menos Memo Ríos), pero nadie prepara formalmente esas risas, y es ahí en donde entra más la rutina del StandUp: preparas tu material, lo vas puliendo, quitando paja, practicas… En mi caso, la primera vez que practiqué fue con mi familia que pedía cada comida que lo hiciera hasta que empecé a cobrar y ya no pidieron más.

Ahora bien, Bubu, ¿qué me dices del StandUp en México?

B: ¡Qué bueno que preguntas Juan Manuel! (?). El StandUp llegó tarde a México, más tarde que Seinfeld, más tarde que el final de Breaking Bad, más tarde que las 8 de la tarde; es decir, llegó en la noche. Me parece que el StandUp llegó a México sin muchas ganas de que lo contrataran: tarde (más bien noche) y con malas referencias.

Y es que llegó abanderado más por cuentachistes y gente de la televisión como Adal Ramones, quien se convirtió en el referente de monólogo cómico, género en que la gente engloba al StandUp. Sin embargo, me parece que el rescate del StandUp surge más bien del underground, abanderados por un Pelón Gomís que ha dado mucho por generar un buen y verdadero StandUp en el país, y que ahora tiene a cientos de StandUperos defendiendo el género y dándolo todo en ese campo de batalla de la comedia.

Somos como soldados Mouse, ¡soldados!

JM: Soldados del StandUp, guerreros de la comedia o gente común diciendo cosas cotorras a la banda. A mí el tema del StandUp en México me parece que va tomando mucha fuerza y que debe enterrar poco a poco los contenidos de comedia que se ven comúnmente en la televisión. Cuestiones como la barra de comedia de Televisa que cuenta los mismos chistes desde hace 20 años.

B: Sí, es momento de cambiar la perspectiva de nuevas y viejas generaciones en cuanto a humor. Creo que como mexicanos tenemos la gran capacidad de tomar las cosas primero con humor antes de aceptar la importancia de los problemas que nos rodean, ¿por qué no contagiar de humor a los demás con nuevos métodos y temas?

JM: Y aquí en el Bajío, ¿dónde?

B: En Querétaro, la base es Chava Invita, por lo menos dos veces al mes hay algo: un show y un OpenMic (donde el espectador da el Saltillo y hace sus pininos). El Teatrito La Carcajada tuvo una buena temporada, ojalá la repitan. El Qbo también trae StandUperos de vez en vez. Y en Celaya, el Tiro al Pichón. En facebook.com/StandUpQro nos pueden seguir la corriente.

JM: Corriente sonriente…

B: Aguardiente eficiente…

JM: Ingrediente reciente…

B: ¡Uf! ¡Carnitas!


Cómo contar una historia, de Mark Twain [un extracto]

La historia humorística es americana, la historia cómica es inglesa, la historia ingeniosa es francesa.

La historia humorística, para lograr su efecto, depende de la manera en que se cuenta; la historia cómica y la ingeniosa dependen de la anécdota contada.

La historia humorística puede alargarse, puede divagar tanto como lo desee, y puede no llegar a ningún lugar en particular; pero la historia cómica y la ingeniosa deben ser breves y tener un final claro. La historia humorística se va inflando, las otras explotan.

La historia humorística es estrictamente una obra de arte y sólo un artista puede contarla, pero ningún arte es necesario para contar una historia cómica o ingeniosa: cualquiera puede hacerlo. El arte de contar una historia humorística –entiendan que me refiero a contarla en voz alta, no a escribirla– fue creado en Estados Unidos, y aquí se ha mantenido. […hasta que llegaron Bubu y Mouse]

 


Bubu Romo es un StandUp Cómodo. Cuando lo invitamos a colaborar, nos respondió: «yo estoy puestísimo (mi autocorrect siempre pone apuestísimo; hago un gran esfuerzo regresando a quitar la «a»). Síguelo en molkgt.com.

Juan Manuel Nava, mejor conocido como Mouse o como Juan Caballero y Ocio, hace StandUp y SitUp, es decir, hace comedia cuando se para y habla en un escenario y también cuando se sienta y lanza tuits. Síguelo en: @mousetung.


 


Artículos Relacionados:

El sol alto acoge ritmos calientes

El calor comienza a ponerse sabroso. Para todos aquellos que preferimos el sudor en el cuerpo y odiamos los aires acondicionados nivel frigorífico, llegó el mej...

Leer más

Variaciones de lo mismo

Las historias sobre cierto tipo de obsesiones exploratorias de repetición me son especialmente cautivadoras. Pero, al mismo tiempo, detesto a quienes se repiten por falta...

Leer más

La voluntad del amor

Una crítica de Los insólitos peces gato, la ópera prima de la mexicana Claudia Sainte-Luce. Cuando uno sale del cine sintiendo bienestar y paz, se agradece. Este fenóm...

Leer más
Podcast - Sada y el bombón

Podcasts y estaciones de radio en la web

Salvo ligeras excepciones –muy, muy ligeras en provincia–, las estaciones de radio tradicional son, por decir lo menos, infames. Si la mejor parte de ...

Leer más

Publicidad