SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Let’s get physical! –de la elíptica al CrossFit: un vistazo al ejercicio en nuestras ciudades

Ah, el deporte. Esa pasión, esa necesidad y –para algunos– necedad. En una década donde el atractivo físico es vital (#selfie), hacer ejercicio se ha vuelto parte de nuestra urbanidad. Junto a la renta y el súper (o la comer), pagar un gym ya entra en los gastos fijos –algo bastante virtuoso si observamos los índices de obesidad en los puestos de garnachas.

No basta, no en estos tiempos, con levantar una pesa o subirse en una caminadora. Lo de hoy es dividirse entre la paz mental y la dureza muscular. Somos la versión extrema –y al mismo tiempo espiritual– de Olivia Newton-John y sus aeróbics del ’81.

Durante su retiro-experimento en la laguna de Walden, Henry David Thoreau contempló la metafísica del pescador rutinario: muchos hombres van de pesca todas sus vidas sin saber que no es el pez lo que están buscando. Lo mismo pasa con el deporte: no corremos para llegar a alguna parte, más bien lo hacemos por el desplazamiento, la sensación. Entre la publicidad de Nike y el querer bajar de peso, se nos ha olvidado que hay algo más: una necesidad de movimiento, de acción, de saber que sí se puede huir del vacío y el reposo. Que no somos inmóviles.

Hacer ejercicio es la actividad física sin utilidad: se nada sin buscar la orilla, se levanta un peso porque sí. Y aunque también nos uniformamos para ganar una medalla, jugar en equipo y anotar un punto, lo cierto es que el deporte es la versión corporal de nuestro egoísmo: lo hago para mí y para nadie más; una codicia saludable, un egocentrismo lleno de músculos y sudor.

En estos tiempos, el porque sí atlético es una declaración en contra del sedentarismo. Parece ser que los gimnasios atiborrados suprimen la vida estacionada, y entonces mover los brazos y piernas sin sentido es sentarse menos en las mesas del McDonald’s o embarrarse todo el día en el iPad. Pero ahí está el error: más bien, nuestra inmovilidad es abstracta, va más allá de las flexiones y los estiramientos físicos. Nos subimos a una elíptica con el cerebro fijo, encerrado. Corremos una pista para «despejar la mente» y el efecto es temporal, finito. Pronto queremos más kilómetros, más velocidad, más peso, más ejercicios. Nada puede ocultar nuestra ansiedad: somos voraces e impacientes –y ahí es donde perdimos un poco el camino del deporte: cambiamos su hedonismo por la demasía y la inmediatez. Ahora andamos en busca de lo más nuevo, de lo más rápido y efectivo. Hemos dejado de movernos por el placer del movimiento.

Corredores en la calle a las 6:00 am, orangutanes que siempre traen faja en el gym, señoras que se juntan en su clase de pilates, veinteañeros dejando la voluntad en el CrossFit. El miedo estático está más presente que nunca: todos queriendo bajar de peso sin saber que lo importante es no ser fijo. El ejercicio citadino como el pescador de Thoreau: buscando el pez en las membresías del club deportivo, en los tapetes de yoga y las tiendas de ropa deportiva –aunque nos rompamos las rodillas.
 

Muestrario de nuestra locura deportiva

Desde los gimnasios nudistas en Alemania hasta el hockey subacuático, el terror a no poder movernos ha derivado en un catálogo vasto y por momentos demente. Acá en el Bajío hemos comenzado a contagiarnos con las variaciones del yoga y los ejercicios que, ¡uy!, «te llevan al límite».

  1. Yogalates. Nada más común para un nuevo deporte que unir distintos entrenamientos: mezclar, juntar y ver qué sale. El yogalates es eso: yoga con pilates, un mash-up de la meditación ancestral con los ejercicios gimnásticos de Brooklyn; «tranquilo pero no tan tranquilo». Casi todos los gimnasios tienen esta modalidad, algunos hasta lo han montado en localitos a la vuelta de tu casa (junto con el Zumba, son los Oxxos del ejercicio urbano). Aviso: basta con leer en voz alta yogalates para sacar la doña posmoderna que llevamos dentro.
  2. Insanity. La versión hardcore del ejercicio en casa. Salió en el 2009 pero sigue siendo un favorito de los impacientes. Basta con que te pasen los videos para rápidamente transformar el ocio hogareño en una sala de saltos, sentadillas, gritos y mucha estamina. El entrenamiento: 3-4 minutos de ejercicios cardiovasculares non-stop con descansos de 30 segundos, 1 hora diaria durante 60 días –y todo esto de la mano de una pantalla que no para de gritarte «¡push, push, push!».
  3. Pole fitness. Sociedad evolutiva es pasar del téibol al suburbio (?). Este deporte es la versión familiar de lo que se ve en las afueras de Celaya y Apaseo: ¡el tubo, tubo! De unos años para acá, las mujeres entendieron los beneficios del numerito –los hombres ya lo sabían– y decidieron usarlo para tonificar sus cuerpos. Treparse al tubo es, en efecto, una gran prueba de resistencia y estiramiento. Lo que varía es el entorno: diferentes instalaciones, mismos resultados (y sin proxeneta).
  4. Power Yoga. La forma sintetizada y sofocante del hatha yoga: clases de 90 minutos con 26 posturas tradicionales y dos ejercicios de respiración en un cuarto a 40.6 °C y 40% de humedad. La idea es recrear la temperatura de la India, sudar, estirarse mejor, desintoxicarse y eliminar los pliegues de más. La versión original y certificada es el Bikram yoga, acá se llama power yoga o hot yoga porque transpira en la clandestinidad, pero eso no le quita la exudación o el casi desmayo calórico.
  5. TRX. Entrenamiento en suspensión con dos cuerdas sujetadas a un arnés. Ejercicios basados en el propio peso corporal y la resistencia a la gravedad. El TRX es la adaptación comercial del entrenamiento de los Navy SEALs (la fuerza armada de operaciones especiales en los Estados Unidos). Filosofía: fuerza y resistencia ad hoc a tu masa corporal y en cualquier lugar (casa, gimnasio o al aire libre). Por ejemplo, los marines intercalan el TRX con balazos en el Medio Oriente (cada quién su neurosis).
  6. CrossFit. El CrossFit es un programa voraz de fuerza y acondicionamiento. Utilizado en un principio para bomberos y militares norteamericanos, la idea es llevar el cuerpo al límite: cargar el peso que nunca haz cargado, correr como nunca, saltar más; si no duele, no sirve. Todo suena bien para un atleta estancado, lo malo es cuando una gordibuena o un mamordo cambia los Cheetos por el CrossFit en un día. Va lo horrible: llevar demasiado al límite tu cuerpo puede traer problemas como la rabdomiólisis (quiebre de las células musculares que puede terminar en insuficiencia renal). En otras palabras, hay que dosificar.

 

¿Dónde hacer ejercicio?

Tanto gym, tantas cuotas y pagos mensuales. Lo malo de los nuevos deportes es su abundancia (¿cuál será el mejor?), lo bueno es que hay para todos: precio, calidad y estilo de vida. Tenemos desde el gimnasio de la colonia hasta el exclusivo Sport City y la bodega de CrossFit. Recomendamos escoger por cercanía –nada más contradictorio que irse en auto al gym– y evitar changarros gastronómicos con fritanga sospechosa.

 


 

Me prefiero en movimiento –por Paulina Macías

Siempre salgo mal en las fotos. Tal vez porque pongo una cara rara o porque hago muy adelante el cuello o porque tengo una ceja a medio levantar justo cuando la cámara hace clic. He pasado muchos minutos de mi vida intentando encontrar la razón por la que salgo así de mal y creo que vislumbro una pista: a mí me va mejor el movimiento. Una foto me congela, me paraliza, y en la inmovilidad me veo fatal. Todo esto para explicar que soy una persona que le gusta –y que necesita– moverse. En consecuencia, me gustan los deportes.

He practicado muchos: cuando era niña hacía gimnasia olímpica y atletismo. De adolescente jugué basquetbol y fútbol –en mi insensatez juvenil hasta iba al gimnasio a hacer pesas, guácala. Luego de terminar la universidad fui prefiriendo, no sé si por gusto o porque uno se va quedando más solo en la adultez, los deportes individuales. Ahorra corro, nado y más recientemente hago yoga. Hablemos del último para volver al tema del movimiento y de las impresiones que he ido acumulando al moverme de manera consciente.

Pareciera que moverse es llevarse a uno mismo de un punto a otro: correr de A a B (o de A a A si es un circuito), perseguir algo, cambiar de posición. Haciendo yoga descubrí que puedo moverme sin moverme, es decir, sí moviéndome yo –conmigo–, pero no moviéndome yo con respecto de la posición en la que me encuentro. Entro a una clase y una hora después estoy en el mismo lugar, acostada en lugar de parada, pero en el mismo lugar; sin embargo, me encuentro muchos músculos más cansada y muchas calorías más hambrienta.

Algunas posiciones en estos deportes –yoga, TRX, pilates– dependen mucho más del equilibro que de la fuerza o de la flexibilidad. Yo pensaba que el equilibrio se tenía o no se tenía, que era algo así como un talento. Eso lo pensaba porque yo siempre me caigo y la demás gente no. Un día la maestra se compadeció de mí al verme siempre tambaleante y me dijo que si miraba a un punto fijo ya no me iba a caer o, por lo menos, iba a poder mantener la posición que ella me pedía que hiciera. Lo hice y funcionó. Ver a un punto fijo aísla el resto del ambiente y eso hace que no te distraigas. Si no estás distraído, no te caes. Un día haciendo yoga descubrí que yo me caía por distraída y que eso no tenía que ver con que tuviera o no el supuesto talento del equilibrio.

El descubrimiento más profundo y cursi que he hecho haciendo yoga sucedió gracias a que tuve una maestra tan dulce como nazi. Explico. Cada clase, al final, es necesario hacer algo que se llama inmersiones. No sé muy bien para qué sirva, pero es necesario pararse de manos, pararse de codos, pararse de cabeza o pararse en algo así como la nuca. Esta última posición se llama vela. Para explicar en corto, para hacer la vela hay que acostarse boca arriba, levantar las piernas hacia el cielo y lograr parecer una vela, o imaginarlo al menos. Esto hace que la cabeza siga en posición horizontal, pero el cuello se hace la mar de curvo, es decir, yo me quedo toda torcida. Odio la vela. Mi maestra dulce pero nazi elegía esa posición de inmersión cada clase, y yo, cada clase, estaba a punto de llorar, gritar o de menos bajar las piernas. Un día, no sé si viendo mi desesperación o sólo por casualidad, mi maestra dulce pero nazi dijo algo así como «no es una lucha, es una renuncia». Por supuesto, no dejé de sentirme desesperada y torcida, pero decidí aguantarme y ya. Respiro, olvido que estoy toda torcida, hago la vela esa y salgo de la clase sintiéndome súper mujer (?).

En una hora de yoga me sucede algo así como una agitada interior, estirando mis piernas, respirando para que mi mano toque una parte de mí que normalmente no alcanzo, manteniendo el equilibrio que pensé que no tenía y poniéndome en poses que pensé que no existían. Lo mejor de este deporte –o disciplina o práctica o lo que sea– es que la concentración que necesito para hacerlo –y no hablo de meditación, sino de la simple atención que se necesita para mover un dedo de maneras sospechosas o para hacerlo llegar a donde naturalmente no llega– hace que deje de pensar en lo demás. Lo mejor de esta forma de movimiento es que congela mi cabeza. Le toma una foto a mi cerebro y mientras mi cabeza está paralizada, yo me veo –me percibo, al menos– mucho mejor.
 


Artículos Relacionados:

Comprar cámaras digitales - Sada y el bombón

Cámaras digitales, ¿cómo seleccionarlas y dón...

La tecnología ha llegado a niveles tan avanzados que para comprar una simple cámara uno tiene que considerar cientos de variables: la marca, el l...

Leer más

Beaucoup Fish, de Underworld

Antônio Cabadas, en aras, quizá, de convertirse en nuestro reseñista más renacentista (ya reseñó un libro y una película), nos recomienda lo que al parecer es un gran dis...

Leer más

Todo pasado fue peor –sobre covers musicales

Hay esas eternas canciones que podemos escuchar con el pasar de los años. Las cantaban nuestros padres, luego las descubrimos en la adolescencia y fin...

Leer más
Radio en provincia México - Sada y el bombón

La radio, breve muestrario del AM y FM en pro...

Cuando empezamos a escribir este artículo nos cayó una certeza de sopetón: hace mucho dejamos de escuchar la radio. Ahora la oímos como se oye la...

Leer más

Publicidad