SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © Darius Khondji

Las bestias del museo o el hombre pesado

He intentado, sin éxito, rechazar las invitaciones al coctel del mes en turno: el «evento cultural» de la ciudad. Lo he tratado de hacer varias veces y de distintas formas: soborno al cartero, sello la ranura del correo con un pegamento visualmente tóxico, elimino religiosamente los eventos de mis redes sociales y me escondo los viernes en el bar de los modernitos que hacen sonidos guturales exagerados a la hora de hablar en francés.

También he intentado alejarme de las galerías y los museos. Cambio rutas, evito caminos, volteo la cabeza al cielo cuando paso a lado de un espacio blanco y amplio; lo que sea por evitar a la multitud ocasional que va por su dosis anual de cultura, la misma multitud que pone más atención en el letrero que en el cuadro.

Como todo intento fallido, ninguna de mis estrategias funciona. Cada vez que huelo el acrílico y paso junto a un edifico con la palabra «contemporáneo» me surge un impulso extraño y entro.

Ya en el ambiente, con los óleos clásicos y las esculturas surrealistas, me acuerdo que la cosa no está tan mal. Quizá sea una fobia sin propósito a los recintos culturales, pero quizá haya algo más. Justo cuando me dispongo a contemplar (no a analizar) la «obra» en turno, me percato de un aliento en mi cuello: la nariz de alguien dispuesto a hacerme a un lado. Doy la vuelta y me encuentro con él: el académico, el snob rutinario, el artista frustrado, el intelectual y gran conocedor. Y comienza a recitar el estilo de la obra, la historia del autor, el contexto histórico, cifras y datos que suelen estar de más, todo adornado de parafernalia clasicista y palabras rimbombantes. En unos minutos se me va todo el deseo, todo ese privado placer del que me gusta gozar a la hora de ir a un museo o una galería.

El hombre pesado que con un monólogo me arrebató la belleza estética de mi visita con sus resúmenes de universidad. El que va al museo y lo menos que hace es contemplar y sentir la obra. Esa peculiar bestia de las galerías contemporáneas que no va a ver algo para que lo muevan y hagan temblar, a lo mucho es él el que mueve el cuadro debido a una posición milimétricamente imperfecta en la pared.

Entonces, me acuerdo de la razón de mis intentos fallidos para alejarme de los cocteles de inauguración. Es por todos esos seres que deambulan en los museos y se los apropian, que ven en cada pieza un espejo que magnifica sus conocimientos y, falsamente, su cultura. Todos esos intelectuales de café con los que, encima, me podría camuflajear por la vestimenta.

Al verme rodeado de gafas y expresiones teatrales de asombro y alabanzas, doy la media vuelta. Dicen que en esos casos, y para esas bestias, es mejor salir corriendo aterrorizado y nunca mirar atrás.
 


Artículos Relacionados:

Midnight in Paris o la inmortalidad de Woody Allen

Si estás familiarizado con la obra de Hemingway y Gertrude Stein, si conoces la relación de Scott y Zelda Fitzgerald, si has leído a T.S. Eliott, si has visto más de una película de Buñuel, si has analizado los Picasso en persona y tienes tu Modigliani favorito, si reconoces la música de Cole Porter y si has estado en la capital francesa, podrás ver Midnight in Paris como una comedia, te reirás (a veces a carcajadas) con uno de los guiones más estupendos de ficción cinematográfica. Si sólo has escuchado los nombres anteriores pero no conoces su obras —o no sabes si son pintores, escritores o qué—, entonces podrías ver la película como un fantasioso e ingenioso drama, reírte a veces, sí, pero entenderla más bien como un ensayo sobre el París de los veintes (y la belleza de Marion Cotillard). Si no sabes quiénes son los personajes mencionados aquí arriba, si no reconoces la diferencia entre el París de la posguerra y el París de La Belle Époque, si no disfrutas de una ciudad lluviosa, si es la primera película que ves de este director, seguramente esta película podría parecerte una aburrición total. Esperarás a ver cuándo se sale el primero, te emocionarás cuando veas que ese grupo de adolescentes va desfilando agachado y te mezclarás con ellos para desaparecer en la oscuridad y sentir ese alivio que se siente cuando despiertas de una pesadilla y te das cuenta que ya terminó. Mientras la clase media asciende en todo el mundo, Woody Allen, extremadamente lúcido y gracioso, nos ofrece una obra que exalta todas las virtudes del cine, que ignora a la clase media, pero que, inexplicablemente, se convierte en su éxito de taquilla más grande en los 50 años que lleva haciendo cine. De Midnight in Paris recordaré vívidamente tres cosas: las conversaciones alucinantes (que, sin embargo, no pierden verosimilitud), la crítica de la nostalgia y la victoria del gran Woody Allen sobre la muerte y el olvido.  ...

Leer más

Los obituarios y su decencia

Hoy leía una queja legítima. Alberto Chimal se molestaba porque alguien escribió un obituario sobre Daniel Sada que hacía más notable al que escribía que al que describía...

Leer más
Cácaro - Sada y el bombón

Gritarle al cácaro, en poco tiempo, será como...

El Cácaro, el original, ya murió. Era el apodo de un proyeccionista un tanto cacarizo que trabajaba en uno de los primeros cines del país. En aqu...

Leer más
Manual de estilo del arte contemporáneo, Sada y el bombón, revista de cultura urbana en el Bajío

Manual de estilo del arte contemporáneo

Pablo Helguera Manual de estilo del arte contemporáneo Tumbona Ediciones, Colección Anómalos Segunda edición, 2013 172 pp.   Soy P. y soy g...

Leer más

Publicidad