SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Leo Babauta y su biblioteca minimal

Leo Babauta es autor del blog Zen Habits (uno de los 25 mejores blogs según la revista TIME) y del blog mnmlist.com –en donde habla sobre el minimalismo, el tema que define su vida profesional–, además de varios libros publicados. Fue periodista por 18 años; ahora tiene seis hijos y vive en San Francisco, donde lleva una vida simple. Lo entrevistamos para conocer sus ideas acerca de la «biblioteca minimalista». Nos preguntábamos cómo sería la biblioteca de alguien que dice sólo poseer 43 objetos. ¿Será que tiene mil libros guardados en su Kindle?
 
Define el minimalismo.

Es una manera de escapar de los excesos del mundo contemporáneo: los excesos del consumismo, las posesiones materiales, el desorden, tener demasiado que hacer, demasiadas deudas, demasiadas distracciones, mucho ruido (pero muy poco significado). El minimalismo es una forma de evitar lo no esencial para poder ocuparse de lo verdaderamente importante, lo que da sentido a nuestra vida, lo que nos da alegría y valor.
 
¿Cómo lee un minimalista? Es decir, ¿qué decides leer para no perder tu característico estilo de vida pero estar en contacto con la literatura?

Leo un libro a la vez. Sólo leo novelas. Normalmente leo novelas que les gustaron a personas por las que siento respeto y casi siempre resultan ser novelas extraordinarias.
 
¿Cómo seleccionas los libros que quieres guardar después de leer?

No me quedo con los libros que he leído –los dono o los devuelvo a la biblioteca pública. Sólo tengo, más o menos, seis libros: los que espero leer en los próximos meses.
 
¿Qué significa prescindir de casi todos los libros, que no los tengas a la mano? ¿Te obliga eso a confiar más en tu memoria o en tus experiencias?

Vivo los libros mientras los leo; si encuentro algo en el libro que me impulse a hacer o cumplir algo, me detengo y lo hago, después continúo con el libro. Cuando lo termino, he cambiado de alguna manera, pero no necesito conservar el libro. Continúo con el siguiente. Si alguna vez necesito encontrar algo de algún libro, por alguna razón, siempre está Google.
 


Artículos Relacionados:

En Sada y el bombón, revista de cultura urbana en el Bajío, apoyamos a Belice

Así es una columna mundialista

Las formas son finitas, incluso acotadas. No puede uno reinventar el molde de la columna mundialista por puro ánimo iconoclasta. Hay un código, unos lugares com...

Leer más

Alguien se lo tiene que decir

Juan Manuel Villalobos Alguien se lo tiene que decir Tumbona Ediciones, 2013 132 pp.   Sugerir es el arte de sacrificar la literalidad en aras de que cierta s...

Leer más

Cuatro paseos

I. En un agosto, un narrador de una novela emprende una caminata para «poder huir del vacío que se estaba propagando en mí», nos confiesa. Merodea un año exacto por el c...

Leer más

Cada libro soy un peor lector

Eduardo de la Garma colabora en esta tercera entrega de la serie «¿Cómo leo? –Las lecturas y sus lectores».   No encuentro en mi cabeza el antónimo de precoz, pe...

Leer más

Publicidad