SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Casi nada

Daniel Sada
Casi nunca
España, Editorial Anagrama, 2008
373 pp.

 
Sí, el estilo inconfundible, la prosa arriesgada, la palabra minuciosamente cuidada, las creaciones verbales, los fuegos de palabras. Sí, las formas barrocas son admirables, y sí, lo son más cuando se desarrollan en el desierto. Sí, Daniel Sada (Mexicali, 1953) resalta entre miles de escritores apáticos; el trato de orfebre que tiene con la palabra se contrapone a todas esas novelas descuidas y dejadas de sí mismas. Sí, todo sí, ¿pero dónde quedó la imaginación?

La ficción es ante todo imaginación. No basta con transformar la palabra en canción, por lo menos no en una novela. Las descripciones podrán ser fastuosas, el ritmo podrá ser palpitante, vertiginoso, el léxico podrá ser amplio y vigoroso, pero si la novela no inventa, no edifica, no proyecta una imagen fundacional, entonces no es novela, es mera palabrería.

Palabrería de la buena, eso sí. Palabrería que, en Casi nunca, depende del punto de vista. Un punto de vista lejano y hasta remoto, como si el narrador estuviera en otro mundo, algo así como el editor de una película frente al negativo, como el Orson Welles de F de falso. El punto de vista está en la distancia, la historia se cuenta desde el cuarto de edición, conociendo perfectamente la historia y montando un espectáculo admirable.

Pero espectáculo a fin de cuentas. Tenemos al protagonista, un tal Demetrio Sordo que frecuenta un burdel oaxaqueño hasta que se enreda con su puta de cabecera: una tal Mireya. Juntos planean la huída y se escapan de la prisión del sexo, del prostíbulo. Demetrio Sordo traiciona sus planes, abandona a su amor-carne y se va para el norte. Hasta ahí todo bien: el ritmo es trepidante, digno de una novela erótica, pero lo que nos espera –y es muchísimo, pues no hemos llegado ni a la mitad– es la modorra que provoca la falta de imaginación.

Capítulos predecibles y completamente inverosímiles. Personajes paramonescos perdidos donde siempre: allá en el Rancho Grande. No entiendo cómo un lector lujurioso que la ha pasado tan bien con el sexo-Mireya esté dispuesto a aceptar esa hipérbole de un año por los ojos verdes de una novia insulsa. Sí, al final nuestro protagonista triunfa y transforma el lecho nupcial en burdel oaxaqueño, pero aun así, ¿por qué pasar, repito, por toda esa modorra?

Se dirá que Casi nunca no se trata sobre la historia de Demetrio, se dirá que en realidad trata sobre la historia del lenguaje. Y quizá sí, pero aun así, ¿por qué esa enorme falta de imaginación? ¿Por qué otra vez la misma historia costumbrista, la misma novela provincial, los mismos personajes caricaturescos, los mismos diálogos inverosímiles? La forma es completamente descomunal, casi apabullante, pero creo que ya estuvo suave de tener artistas de la sintaxis.
 


Artículos Relacionados:

Ulises Carrión y El arte nuevo de hacer libros

Ulises Carrión El arte nuevo de hacer libros Edición de Juan J. Agius, traducción y prólogo de Heriberto Yépez México, Tumbona Ediciones, 2012 179...

Leer más

Notas en torno a la biblioteca

Una biblioteca no es un librero en uso, mucho menos un librerío. Puede existir una biblioteca sin librero, puede incluso existir una biblioteca con sólo dos lib...

Leer más

Cuatro paseos

I. En un agosto, un narrador de una novela emprende una caminata para «poder huir del vacío que se estaba propagando en mí», nos confiesa. Merodea un año exacto por el c...

Leer más

Los libros acumulados

Me cambié de casa hace poco y tuve que empacar mi biblioteca, guardarla en cajas y esperar con paciencia para volver a acomodarla. Ante la posibilidad de un nuevo orden, ...

Leer más

Publicidad