SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Variaciones de lo mismo

Las historias sobre cierto tipo de obsesiones exploratorias de repetición me son especialmente cautivadoras. Pero, al mismo tiempo, detesto a quienes se repiten por falta de imaginación o por garantizar un resultado seguro. Combinemos ambas afirmaciones y digamos que entonces me gusta lo que se repite porque en el acto crea y odio lo que aparenta ser diferente pero no logra argüir nada nuevo. ¿Estamos?

Así, me detengo en la obsesiva vida de Gayle Hawes de quien supe gracias a un pequeño gran texto de Claudio Isaac para Letras Libres. Esa historia me persigue desde hace ocho años por su simpleza.

Esta mujer Hawes pasó 67 años de su vida escribiendo variaciones a una misma canción de tres minutos recogidas en 950 cuadernos que, afortunadísimamente, dejó encontrables. Tres de esas variaciones se encuentran en el excéntrico disco producido por Roger Eno (el inclasificable de esa familia) The Music of Neglected English Composers. El título de la canción, por cierto, nunca más pertinente: The Love Affair.

Ese disco merece un post aparte. Y lo entregaré pronto, señor editor y señores dos o tres lectores.

Aquí sólo diré que no descansé hasta tener este disco, rabiosamente, entre mis manos. Soy fetichista. Pero en lo que me quiero detener es en que harto estimé la posibilidad de tener conmigo –más que la ejecución de esas piezas que, evidentemente, recomiendo a todos que dejen de leer esta nota y corran a conseguirlas y disfrutarlas–, el testimonio sonoro del proceso de descubrimiento de la variación perfecta de una sola melodía.

Al final, es trivial que la canción sea de sólo tres escasos minutos. Es trivial que cada una casi no se parezca en sí. Lo que me parece descomunal es que haya alguien que dedica obra (prolífica) entera y vida entera a satisfacer sólo una permanente insatisfacción que existía en su imaginación. Congruente, se suicida cuando lo logra.

Una variación –en música– se define algo así como un patrón armónico que se explora en subtemas.

Me pregunto si lo mío es una vida que busca los subtemas para armonizar una especie de obsesión que sostengo, desde hace tantos años, que ya no recuerdo cuándo o cómo comenzó.
 


Artículos Relacionados:

Vamos Belice, la columna mundialista de Daniel Saldaña en Sada y el bombón

Elogio del streaming

La oficina en la que trabajo es de ritmos lentos cuando se trata de implementar cualquier cambio, sobre todo si el cambio implica alguna mejoría. Una vez, abrumado por lo...

Leer más

Bibliotecas: la pública y la personal

 I Tengo que comenzar con una confesión: nunca he sido un usuario recurrente de las bibliotecas públicas. Me pregunto ahora por qué y me salen estas respu...

Leer más

Todo pasado fue peor –sobre covers musicales

Hay esas eternas canciones que podemos escuchar con el pasar de los años. Las cantaban nuestros padres, luego las descubrimos en la adolescencia y fin...

Leer más

Beaucoup Fish, de Underworld

Antônio Cabadas, en aras, quizá, de convertirse en nuestro reseñista más renacentista (ya reseñó un libro y una película), nos recomienda lo que al parecer es un gran dis...

Leer más

Publicidad