SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

¿Cómo disfrutar una boda si no conoces a nadie?

Ir solo a una boda es un contrasentido. Una boda es la celebración de la pareja, y no sólo porque un hombre y una mujer (o lo que sea) se unen, se besan, se definen como pareja y celebran ahí, entre y con todos, su Amor™, sino porque en una boda todo sucede de dos en dos: parejas desfilando por el altar, parejas bailando el vals, parejas sentadas entre otras parejas (en las bodas no existen mesas para 7 o 9 personas). Ir solo a un emparejamiento es tan absurdo como vestirse con un solo calcetín.

Sin embargo, la contradicción existe: hay tanto calcetín solitario como personas desparejadas en una boda. Y uno podría gastarse la poca dignidad que le queda compadeciéndose de sí mismo, lamentándose de lo solo que uno está y de lo triste, abandonado, pobre y desgraciado que es. Pero conviene no hacerlo, conviene mejor pensar que ir solo a una boda es tan ridículo como la boda misma, tan ridículo como esos novios y esas parejas irrisoriamente equilibradas. De esta forma, uno no sólo se siente acompañado, sino que entiende que el ridículo y el contrasentido son los orígenes de la más pura y genuina diversión.

Nada tan anárquico y divertido como ir completamente solo a la Gran Fiesta de la Pareja.

 


Juega a las sillas. ¿Recuerdas las fiestas infantiles? Pues aplica el juego de las sillas en la boda; aprovecha tu condición libre e independiente, brinca de mesa en mesa y conbebe, por supuesto, con la mesa que más aplauda (pues te llevarán a la niña).

 


Fíngete plantado. Dile a todos que en cualquier momento llega tu pareja. Luego finge una llamada telefónica y declárate plantado, abandonado. Come doble y bebe doble y vuélvete un poco esquizofrénico. En pequeñas dosis, el delirio es divertido.

 


Toma fotos. La cámara puede ser un juguete y un bastón; entretiene y sirve para pasarla mejor. Con una cámara puedes estar en la mesa sin hablar y en la pista sin bailar. Además, en una boda a todos les gusta posar para las fotos. Que posen para ti.

 


Interpreta personajes. El miedo al ridículo se supera imaginando que el ridículo lo está haciendo alguien más. Ponte una máscara, interpreta un personaje y desenvuélvete. Por ejemplo, simula ser un mesero y baila con una charola ofreciendo bebidas por doquier.

 


Ponte jaiper. No te emborraches, bebe sólo hasta obtener un poco de euforia. Y brinca mucho, que si no conoces a nadie tampoco nadie te conoce a ti. Como dice aquella gran, enorme canción, «deja de taparte que nadie va a retratarte».

 


¿De plano estás muy solo?. Si no está funcionando ninguna de las anteriores recomendaciones, aplica el cliché y lígate a alguien. En una boda es facilísimo, casi natural, salir emparejado. Y siempre hay alguien más por ahí que va solo.

 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más
Mercados - Sada y el bombón

Top 5: nuestros mercados preferidos en Querét...

 1 > Mercado Escobedo en Querétaro De 1882 a 1967, este mercado ocupó la antigua huerta del monasterio de San Francisco (lo que actualmente...

Leer más
Restaurantes carreteros - Sada y el bombón

Restaurantes carreteros: nuestras recomendaci...

Este artículo iba a tratar sobre los restaurantes carreteros: la idea de comer en la ruta, fuera de la ciudad, en un lugar tranquilo a la orilla ...

Leer más
Cómo escoger un vino - Sada y el bombón

El vino cotidiano: ¿cómo escoger un vino en e...

El mexicano promedio –y estamos contando a los extranjeros que viven en México como mexicanos– consume tan solo 500 mililitros de vino de mesa al...

Leer más

Publicidad