SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Treinta y seis años sin Chéjov

Por una de esas decisiones caprichosas que a veces tomo, no había leído a Chéjov. Dejé pasar el consejo leído en un libro que disfruto mucho: «lean a Chéjov y a Raymond Carver, uno de los dos es el mejor cuentista que ha dado este siglo». La historia con Carver es para otro día, con el ruso tenemos bastante. Y sí, por momentos me cruzaba con antologías de cuento en donde de manera infaltable aparecían La dama del perrito, La Cigarra, La grosella, El pabellón número 6. Todos de nuestro escritor en cuestión, Anton Chéjov. Siempre dejé esos libros en los estantes hasta que hace unos meses por una cuestión un tanto fortuita me compré una antología con veinte relatos de Anton.

Empecé por leer el último del libro: La dama del perrito. Al terminarlo me di cuenta que había sido un error no haberlo conocido antes; sentí excitación, vértigo, vergüenza, admiración. El relato es sobre una historia de amor, difícil como deben ser las historias de amor. En ese lapso de tiempo, mientras conocemos a los enamorados con sus acercamientos y dudas, Chéjov aprovecha para hacer observaciones de la conducta humana: de las mentiras en nuestras relaciones, de las máscaras y el desprecio con que nos presentamos antes los demás, del juego de imposturas en donde todos salimos lastimados. En las últimas líneas el relato deja un final abierto, sin ninguna conclusión, con un montón de posibilidades dando vueltas y una serie de cuentos posibles destinada a quien decida escribirlos. Con esta pieza bastaría para estar completos, para decir que Chéjov es un grandísimo escritor, pero hay más: en los otros diecinueve textos da la posibilidad de una novela compuesta por trozos independientes, columnas que se sostienen por sí solas pero que al mismo tiempo levantan una estructura común que permite el diálogo entre ellas, enriqueciendo nuestra perspectiva de los personajes, iluminando las inquietudes que nos quiere lanzar a la cara.

Hay estampas en donde el único objetivo es ridiculizar a un gremio que conocía muy bien: el de los escritores. No tiembla ante la posibilidad de dar una lección y se mete con la incomodidad burguesa ante el triste espectáculo de la autocomplacencia, de las traiciones a todo eso que en algún momento de la vida nos prometemos como lo verdadero, de nuestros inocuos refugios en objetivos que nosotros mismos no valoramos. Chéjov sabe cómo se toman los discursos aleccionadores y da una representación del aburrimiento poniendo el fastidio en dos personajes que escuchan ese relato: un espejo empañado al fondo de una habitación reflejando nuestra silueta.

Otro detalle: mientras algunos escritores escriben novelas armadas con voces distintas, con puntos de vista encontrados para demostrar la subjetividad de la opinión, el derrocamiento de la verdad, a nuestro ruso le bastan pocas páginas para hacer transformaciones radicales, para contradecir la primera descripción del narrador o para disfrazar nuevamente la visión genérica de un personaje.

Me pregunto con qué empezaba a escribir, ¿con la intuición de que en una historia se podían plantear preguntas?, ¿o comenzaba a armar la historia hasta después de tener claro el tema? Me encantaría saberlo. Al final, entre tantos personajes que caminan en la nieve, que se enamoran de una ilusión, que tienen miedo de dar el paso hacia adelante y no hablan, de hijos que les reclaman a su padre la mezquindad, de esposas que menosprecian a sus maridos, de médicos que demuestran su capacidad de odio y su prolijidad para los consejos inútiles que ellos mismos no sabrían seguir; entre todos estos personajes, hay una representación del mundo íntimo que da terror.
 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más

La gracia y los golpes efectivos: libros de A...

Andrés Neuman Bariloche España, Editorial Anagrama, 1999 176 pp.   Y sí, hay que hablar de Andrés Neuman. Tocado por la gracia, eso d...

Leer más

El suplemento del caminante (y otras lecturas...

En la última edición de la revista encartamos un suplemento especial dedicado al caminante; ocho pequeños ensayos sobre la experiencia de caminar...

Leer más

Leo Babauta y su biblioteca minimal

Leo Babauta es autor del blog Zen Habits (uno de los 25 mejores blogs según la revista TIME) y del blog mnmlist.com –en donde habla sobre el minimalismo, el tem...

Leer más

Publicidad