SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Un viaje cinesabático; un viaje que hace escala en los mejores festivales de cine del mundo

Los hebreos tenían la muy bonita –y envidiable– costumbre de no hacer nada cada siete años. Trabajaban seis años y, a imagen y semejanza del Dios que habían creado, descansaban el séptimo.

Era una gran costumbre, pero algo sucedió con el teléfono descompuesto, pues nos diluyeron esta linda práctica; nosotros ahora trabajamos seis días y descansamos el séptimo; días, no años, como si fuéramos dioses y no personas. Antes de introducir el tema cinematográfico, proponemos aquí regresar a la usanza hebrea, es decir, intercambiar los 313 domingos por un año sabático. Conviene, incluso matemáticamente, pues cambiaríamos 313 por 365 días de descanso.

Así, sugerimos trabajar como hebreos durante seis años y utilizar el año de reposo para viajar a los mejores festivales de cine del mundo. En una palabra: ćinešhabbat. Practicar el ćinešhabbat es creer que, tras crear el universo en seis días, Dios se fue al cine. A continuación el itinerario de esta fantasía.
 

El cine

New York. Justo ahora es el Festival de Cine de Nueva York, es decir, ¡corre, vuela, acelérate!

São Paulo. Del 19 de octubre al 1 de noviembre en San Pablo, Brasil.

CutOut Fest. Del 1 al 3 de noviembre en la animada ciudad de Querétaro.

Morelia. Del 3 al 11 de noviembre en Valladolid, hoy Morelia.

Viña del Mar. Del 19 al 25 de noviembre en Viña del Mar, Chile. También por estas fechas está el de Mar del Plata, Argentina.

Sundance. Del 17 al 27 de enero en Park City, Salt Lake City, Ogden y Sundance, Utah.

Berlinale. Del 7 al 17 de febrero en Berlín, Alemania.

Cartagena. Del 21 al 27 de febrero en Cartagena de Indias, Colombia.

Guadalajara. Del 1 al 9 de marzo en Guadalajara, la perla cinematográfica.

Tribeca. Del 17 al 28 de abril en Manhattan, Nueva York.

Cannes. Del 15 al 26 de mayo en Cannes, Francia.

Karlovy Vary. Del 28 de junio al 6 de julio en Karlovy Vary, República Checa.

Guanajuato. A finales de julio en la ciudad de Guanajuato.

La Mostra di Venezia. A finales de agosto y principios de septiembre en Venecia, Italia.

San Sebatián. A finales de septiembre en San Sebastián, España.

Toronto. A mediados de septiembre en Toronto, Canadá.
 

Los mejores festivales para no profesionales

Prácticamente todos los festivales están abiertos al público. El único de nuestra lista que es, digamos, exclusivo, es el de Cannes. Para entrar ahí sí necesitas una invitación o una acreditación de periodista.

Hay unos más codiciados que otros, como el de Venecia y el de Berlín. Y hay otros sumamente accesibles, como el de Sundance o el de Karlovy Vary.

En este continente, el mejor festival que existe para ver la mayor cantidad de películas internacionales es el de Toronto. Su curaduría internacional es impresionante. Otro gran festival es el de Nueva York, pues es una especie de festival de festivales; como es a finales de año, se proyectan aquí las mejores películas ganadoras de los anteriores festivales.

En México, la selección oficial que hace el festival de Morelia es siempre una joya. Y el de Guadalajara no canta malas rancheras: la selección de documentales, los homenajes y la muestra del país invitado siempre resultan deseables. Ambos son accesibles y amables con el cinéfilo amateur.
 

El viaje

Obviamente, la mejor parte del ćinešhabbat no es tanto el ćine como el šhabbat. Ver películas durante un año está muy bien, pero viajar por todo el mundo con este pretexto –y postexto– cinematográfico está mucho mejor.

Comienzas justo ahora viajando a Nueva York. El 15 de octubre vuelas a São Paulo, y el 1 de noviembre te regresas al centro de México para el CutOut Fest, después viajas a Morelia y luego das un brinco a Sudamérica. Y así hasta terminar, un año después, en Toronto.

Si quieres algo todavía más internacional, cambia Cartagena por el Uagadugú, Burkina Faso (ahí es el Festival de Cine Panafricano), y Tribeca por Estambul (es a principios de abril). También podrías ir a Shanghái (mediados de junio), Melbourne (principios de agosto), Sarajevo (finales de agosto) y Busan (principios de octubre).

 

Festivales de cine - Sada y el bombón

 

En el centro de México

El Festival Internacional de Cine de Guanajuato y el CutOut Fest de Querétaro son, definitivamente, los dos mejores festivales cinematográficos del Bajío (¿Morelia es también parte del Bajío?).

El de Guanajuato acaba de pasar (fue a finales de julio), pero el CutOut Fest está ya en puerta. Del 1 al 3 de noviembre este festival proyectará cientos de cortometrajes animados de (casi) todas partes del mundo. Además, habrá conferencias, talleres, exposiciones… Y lo mejor: ¡todo es gratis y abierto a todo público! Más info aquí: cutoutfest.com.
 

Cinema á velo

Combina el festival de cine con el ciclismo urbano. El Bicycle Film Festival exhibe películas donde las bicicletas –y los ciclistas– son las protagonistas: largos, cortos, videos, cámara en mano, animaciones, carreras, hazañas, accidentes… Este festival rueda de ciudad en ciudad; del 7 al 11 de noviembre estará en la ciudad de México. Más info aquí: bicyclefilmfestival.com.
 

Tip de viaje: sé voluntario en un festival

Ser voluntario en un festival de cine es un tanto agotador, pero es una gran forma de conocer más sobre la industria cinematográfica. Los festivales son un gran aparador para cientos o incluso miles de películas. No sólo están llenos de glamour, sino también de negociaciones e intercambios entre productores, distribuidores y exhibidores. Tú podrías ayudar en la logística o participar como traductor, todo a cambio de buen cine y alguna foto con, imaginemos, Léa Seydoux o Michael Fassbender.
 


Artículos Relacionados:

Méliès, Scorsese y Hugo Cabret: los ilusionistas

La más reciente película de Martin Scorsese, La invención de Hugo Cabret, es la justificación de por qué el cine se ha ganado el título de «fábrica de sueños», y la mejor manera que tiene Scorsese de demostrarlo es con una clase esencial sobre la historia del cine: Georges Méliès, el padre de la ficción cinematográfica y director pionero en efectos especiales. Por eso mismo –por los efectos visuales – es importante mencionar que esta es una película hecha para verse en formato 3D, así podemos sentirnos un poco como la gente de la época de Méliès, creyendo que el tren de una de las primeras películas de los Lumière saldrá de la pantalla para venir a estrellarse con nosotros. Georges Méliès era muy hábil en la construcción de artefactos para realizar trucos e ilusiones ópticas –fue mago antes que cineasta. Esto le sirvió cuando decidió abrir un estudio de filmación; en sus películas utilizó técnicas como la superposición de negativos y la colorización de éstos a mano (ya que las películas de ese entonces eran en blanco y negro); el recorte de fotogramas para crear efectos especiales provocó un incremento en la variedad de historias que mostrar. Méliès logró hacer más de 500 proyectos fílmicos. Aún si no conoces mucho acerca de la historia cinematográfica, es posible que en algún lado hayas visto la imagen de la Luna con una bala-cohete incrustada en el ojo. Esta bizarra y popularizada imagen es de El viaje a la Luna (1902), la película que, inspirada en obras de Julio Verne y H. G. Wells, mandó a Méliès a la historia del cine por ser considerada la primera película de ciencia ficción. La invención de Hugo Cabret también se basa en un libro, la novela homónima de Brian Selznick. Ambas, libro y película, narran las aventuras de un niño huérfano de 12 años que vive en la estación de trenes de París: Hugo. A través de Hugo vamos conociendo a Méliès, un anciano que comparte –o compartió– el talento de elaborar complicados esquemas para construir artefactos, hacer juguetes que se mueven solos y poder entender con facilidad el alma de una máquina. En la película seguimos a Hugo por las entrañas de los relojes de la estación de trenes, nos deleitamos con los personajes que ve todos los días trabajando ahí, sufrimos con su triste pasado y vamos siguiendo un camino de pistas que nos llevan a descubrir la magia del cine. Hugo, Méliès y Scorsese son los ilusionistas que nos hipnotizan, nos impactan y nos emocionan. Las técnicas del cine han cambiado, pero el propósito de entretener sigue vivo. Y esa característica del cine, la del entretenimiento, se la debemos a Georges Méliès. A cada generación parece tocarle una transformación en la forma de hacer películas; el sonido, el technicolor, los efectos generados en computadoras y, ahora, el 3D. Esto nos lleva a pensar: ¿qué se le podría haber ocurrido a Méliès con la tecnología que tenemos actualmente? El cohete-bala probablemente habría ido directo a incrustarse en nuestras pupilas.  ...

Leer más

Las bestias del museo o el hombre pesado

He intentado, sin éxito, rechazar las invitaciones al coctel del mes en turno: el «evento cultural» de la ciudad. Lo he tratado de hacer varias veces ...

Leer más

El estanco

Le dije a María que sólo saldría a comprar tabaco, que para nada me iba a andar entreteniendo con el bullicio o el ajetreo de la avenida. Dos calles abajo de la cafetería...

Leer más
Documental The Act of Killing, Gira de Documentales Ambulante 2014

Tres documentales de Ambulante 2014

Al Bajío a veces no llegan las cosas. Parece que estamos demasiado cerca de la capital, del norte y del poniente como para en realidad hacernos sede de algo. As...

Leer más

Publicidad