SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © Caroline Champetier

Muestra de la Cineteca en Querétaro

No más cine palomero en Querétaro –por lo menos del 5 al 11 de mayo. La 54 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional llega este domingo al Cineteatro Rosalío Solano (16 de Septiembre, entre Allende y Guerrero, centro histórico).

Habrá cuatro funciones por película: 13:00, 16:00, 18:30 y 21:00 hrs. Cada función tiene un costo de $40 y se puede comprar un abono que incluye las siete películas y que cuesta $200. Como siempre, hay 50% de descuento para estudiantes, maestros y –aquí viene el eufemismo del día– adultos con edades diferentes.

A continuación la programación de siete películas europeas que, seguramente, jamás serán tocadas por las tersas manos del cácaro de Cinemark –o su equivalente automatizado.
 

5 de mayo: Diario de Francia, de Claudine Nougaret y Raymond Depardon.

Francia, 2009. 100 min.

La pareja de directores construyen una película a partir del archivo visual que, durante cuatro años, Raymond Depardon grabó del territorio francés. El resultado: una historia de amor, una recopilación de sus recuerdos y un viaje por la segunda mitad del siglo XX en Francia. Aquí el trailer.
 

6 de mayo: En la niebla, de Serguéi Loznitsa.

Alemania-Rusia-Letonia-Bielorrusia-Países Bajos, 2012. 127 min.

Una historia de sacrificio y existencialismo durante la ocupación nazi en Bielorrusia, donde los locales tuvieron una fuerte resistencia. Aquí el trailer.
 

7 de mayo: El viento, de Benedek Fliegauf.

Hungría-Alemania-Francia, 2012. 91 min.

Una familia ve amenazada su vida al enterarse que un grupo de «cazadores» ha estado cometiendo crímenes racistas en contra de familias gitanas como la suya. Ellos esperan mientras los días se van llenando de un ambiente aterrador. Un sofisticado thriller de la Hungría rural. Aquí el trailer.
 

8 de mayo: Holy Motors: Vidas extrañas, de Leos Carax.

Francia-Alemania, 2012. 115 min.

El señor Oscar viaja en un inmenso vehículo por las calles de París y sus alrededores. A lo largo del día interpreta varios personajes –un ejecutivo, un asesino, un mendigo, un monstruo y un padre de familia– en busca de la belleza de un gesto y los fantasmas de su verdadera identidad. Aquí el trailer.
 

9 de mayo: Gebo y la sombra, de Manoel de Oliveira.

Portugal-Francia, 2011. 95 min.

Del cineasta en activo más longevo del mundo, un filme sobre la pobreza a principios del siglo XX: un viejo parisino le oculta a su esposa la mendicidad en que vive el hijo de ambos. Basada en la pieza teatral del dramaturgo Raul Brandão. Aquí el trailer.
 

10 de mayo: Paraíso: Fe, de Ulrich Seidl.

Austria-Alemania-Francia, 2012. 113 min.

Parte de la trilogía Paraíso del director. Una mujer decepcionada de su matrimonio se vuelca hacia Jesús, lo adora espiritualmente y lo desea como amante. Un día, ella se da cuenta que ese amor ciego la ha llevado a la alienación, perdiendo la cristiana virtud de amar al prójimo. Aquí el trailer.
 

11 de mayo: César debe morir, de Paolo y Vittorio Taviani.

Italia, 2011. 76 min.

El documental ganador del Oso de Oro en el Festival de Berlín del 2012. Los directores registran los preparativos para una puesta en escena de la tragedia Julio César, de William Shakespeare en el interior de un penal de máxima seguridad de Rebibbia. Aquí el trailer.

Más información sobre las películas en el micrositio especial de la Cineteca: www.cinetecanacional.net/micrositios/muestra54
 


Artículos Relacionados:

Méliès, Scorsese y Hugo Cabret: los ilusionistas

La más reciente película de Martin Scorsese, La invención de Hugo Cabret, es la justificación de por qué el cine se ha ganado el título de «fábrica de sueños», y la mejor manera que tiene Scorsese de demostrarlo es con una clase esencial sobre la historia del cine: Georges Méliès, el padre de la ficción cinematográfica y director pionero en efectos especiales. Por eso mismo –por los efectos visuales – es importante mencionar que esta es una película hecha para verse en formato 3D, así podemos sentirnos un poco como la gente de la época de Méliès, creyendo que el tren de una de las primeras películas de los Lumière saldrá de la pantalla para venir a estrellarse con nosotros. Georges Méliès era muy hábil en la construcción de artefactos para realizar trucos e ilusiones ópticas –fue mago antes que cineasta. Esto le sirvió cuando decidió abrir un estudio de filmación; en sus películas utilizó técnicas como la superposición de negativos y la colorización de éstos a mano (ya que las películas de ese entonces eran en blanco y negro); el recorte de fotogramas para crear efectos especiales provocó un incremento en la variedad de historias que mostrar. Méliès logró hacer más de 500 proyectos fílmicos. Aún si no conoces mucho acerca de la historia cinematográfica, es posible que en algún lado hayas visto la imagen de la Luna con una bala-cohete incrustada en el ojo. Esta bizarra y popularizada imagen es de El viaje a la Luna (1902), la película que, inspirada en obras de Julio Verne y H. G. Wells, mandó a Méliès a la historia del cine por ser considerada la primera película de ciencia ficción. La invención de Hugo Cabret también se basa en un libro, la novela homónima de Brian Selznick. Ambas, libro y película, narran las aventuras de un niño huérfano de 12 años que vive en la estación de trenes de París: Hugo. A través de Hugo vamos conociendo a Méliès, un anciano que comparte –o compartió– el talento de elaborar complicados esquemas para construir artefactos, hacer juguetes que se mueven solos y poder entender con facilidad el alma de una máquina. En la película seguimos a Hugo por las entrañas de los relojes de la estación de trenes, nos deleitamos con los personajes que ve todos los días trabajando ahí, sufrimos con su triste pasado y vamos siguiendo un camino de pistas que nos llevan a descubrir la magia del cine. Hugo, Méliès y Scorsese son los ilusionistas que nos hipnotizan, nos impactan y nos emocionan. Las técnicas del cine han cambiado, pero el propósito de entretener sigue vivo. Y esa característica del cine, la del entretenimiento, se la debemos a Georges Méliès. A cada generación parece tocarle una transformación en la forma de hacer películas; el sonido, el technicolor, los efectos generados en computadoras y, ahora, el 3D. Esto nos lleva a pensar: ¿qué se le podría haber ocurrido a Méliès con la tecnología que tenemos actualmente? El cohete-bala probablemente habría ido directo a incrustarse en nuestras pupilas.  ...

Leer más
Festivales de cine - Sada y el bombón

Un viaje cinesabático; un viaje que hace esca...

Los hebreos tenían la muy bonita –y envidiable– costumbre de no hacer nada cada siete años. Trabajaban seis años y, a imagen y semejanza del Dios...

Leer más

La voluntad del amor

Una crítica de Los insólitos peces gato, la ópera prima de la mexicana Claudia Sainte-Luce. Cuando uno sale del cine sintiendo bienestar y paz, se agradece. Este fenóm...

Leer más

Festival Internacional de Cine de Guanajuato

Cae el silencio sorprendiendo al tumulto de personas. La oscuridad invade la pantalla. Después de unos minutos de vacío aparecen pedazos de luz, fotog...

Leer más

Publicidad