SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

¿Cómo nombrar al hijo?

Alberto, en Facebook, se llama La Betarraga; en Twitter, tratando quizá de desplegar su lado femenino, se le conoce como @vertita; en los blogs comenta con el nombre de Dr. Cito; todos sus mails terminan indudablemente igual: «Saludos, A».

Mr. Bruce es chino. En realidad se llama Pino (松), pero cuando se vino a occidente adoptó el nombre de Bruce. Su familia y sus amigos en China lo conocen como 松; sus clientes y proveedores, como Bruce Cadwell.

Daniel Dávila se cambió el nombre a los 27 años. Antes se llamaba Ricardo Huillca. Pensó que al quedarse sin familia debía también quedarse sin nombre. Encontró otra familia y encontró otro nombre.

A pesar de que ahora sea tan fácil cambiarse el nombre, a pesar de que la liberación china haya popularizado el uso de heterónimos y a pesar de que la vida virtual se imponga cada vez más a la tan menospreciada vida real, los nombres siguen siendo relevantes. A pesar de tanta prostitución lingüística, las palabras siguen significando. Eres el lugar donde creciste, eres la gente que conociste, eres las experiencias que viviste, pero también, y quizá sobre todo, eres el nombre que recibiste.

Piensa en el nombre y el hijo vendrá después, por añadidura, como una irradiación del nombre. Aquí seis consideraciones para bien nombrar a tu actual o futuro hijo:

 


Considera la realidad. Quizá sea muy original ponerle un nombre, por ejemplo, maya a tu hijo, pero si vives a dos mil kilómetros y a diez siglos de los mayas y nombras a tu hijo Ixtab, es como decirle «mijito, eres un desfasado».

 


Evita la pesadez. El nombre, siempre, es una carga; trata que esa carga sea lo más ligera posible. Evita las tradiciones familiares, por ejemplo, sobre todo si todos los Pedros (que son como siete) han sido doctores.

 


Nombra sencillo. En lugar de preocuparte por el significado, la popularidad o la tradición del nombre, preocúpate por su sencillez. Nombres como Pedro, Fernanda o Ana son tan sencillos que prácticamente son invisibles. Libres.

 


Otorga carácter. Un nombre con carácter es un nombre contundente. La contundencia no tiene nada que ver con la fuerza o el vigor, sino con la claridad. Evita los nombres confusos, nadie quiere estar deletreando su propio nombre.

 


Considera la forma. La mayoría de los libros con recomendaciones de nombres se enfocan en el significado, pero también es importante la forma del nombre: cómo suena, cómo se ve escrito, qué se siente al dibujarlo.

 


Piensa en los efectos. Piensa cómo le dirán en la escuela, cómo le gritarán en el futbol, qué diminutivos utilizarán sus novias cursis, cómo podrá ser su firma. Si le pones José María, atente al Pepe, al «¡hey, tú, María!» y al Chema.
 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más
10 restaurantes centro de Querétaro - Sada y el bombón

Diez restaurantes para comer en el centro de ...

Normalmente como en casa todos los días, pero durante dos semanas en octubre 2013 tuve que comer diario en el centro de Querétaro, solo, en menos...

Leer más
80s y 90s - Sada y el bombón

El versus: los 80s contra los 90s contra los 00s

El bombón nació en el ’84, Sada en el ’76. La atmósfera de sus vidas es su propia memoria.   80s 90s 00s ...

Leer más
Combinar - Sada y el bombón

Combinar, ese placer urbano

Combinar es, tal vez, uno de los verbos más utilizados –y puestos en práctica– en la juerga urbana. Nos gusta armonizar con todo y armonizarlo todo. Los colores textiles,...

Leer más

Publicidad