SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

¿Cómo planear un viaje? ¿Cómo, cuándo, a dónde, con quién y qué hacer?

Tienes los boletos de avión, tu novia hizo su maleta y la tuya, llegas a tu destino y te recibe tu querido amigo Charlie –quien vive allá desde hace dos años. Les ha hecho un itinerario bomba y los pasea por doquier. Regresas a tu casa… lo recuerdas como uno de los mejores viajes que has hecho últimamente. Claro, todo salió bien, conociste los mejores bares y lugares sin hacer nada, todo gracias al buen Charlie. Desafortunadamente, Charlie no existe. Esta idílica manera de enfrentar un viaje no está al alcance de casi nadie. Tienes que sentarte, hacer juicios y planear el viaje conscientemente antes de partir.

Planear bien un viaje tiene una ventaja y una desventaja. La gran ventaja es que, una vez en tu destino, el tiempo estará bien usado. Si gastaste mil o diez mil, estarán bien aprovechados. ¿La desventaja? Adiós a la sorpresa de llegar a un lugar nuevo, verlo por primera vez, descubrir cosas nuevas cada día, no tener ni idea cómo terminará cada jornada.

Nosotros hemos hecho viajes sin planear y viajes planeados. A menos que tu viaje dure varios meses, te recomendamos planear en casi todos los casos.

El bombón hace su maleta la misma mañana del viaje (no sabe ni a qué climas va pero lo primero que pone es el traje de baño); allá, es el niño del viaje: sólo quiere escuchar que le digan «Vayamos allá, regresemos acá». Sada es muy inquisitivo, así que a él le toca planear, y te tiene nueve sugerencias.

 


¿Cuándo planear?. La planeación general conviene hacerla con bastante anticipación: los mejores precios los encontrarás de 9 a 12 meses antes del viaje. La planeación de detalles (este restaurante, esta exposición) los puedes hacer unas semanas o días antes. Ojo con ciertos eventos que debes pagar desde antes de salir: si te esperas a llegar allá, probablemente no encontrarás entradas.

 


El lugar. Salvo ligeras excepciones (metafísicas), la distancia es proporcional a lo desconocido: entre más lejos vayas, más te sorprenderás (el punto más lejano desde México es Nepal). Lo remoto es proporcional a lo auténtico: si quieres algo entrañable busca un lugar al que sólo se llegue después de dos vuelos y doce horas de terracería. Si crees que ya conoces todo, éntrale aquí: te darás cuenta que no.

 


¿Con quién ir?. Nadie sabe quién realmente es si no ha hecho un viaje solo a un lugar desconocido. Hay viajes y tiempos para ir solo, para ir con un familiar, un amigo o la pareja (y todos estos con sus plurales). Aplica una sencilla regla: si vas a Ixtapa, ve con quien gustes; si vas a Tokio, ve con alguien que ya pasó la prueba en otros viajes.

 


La mejor época. A diferencia de tu vida cotidiana en tu ciudad, en un viaje puedes seleccionar entre sol con calor, sol con frío, nieve, lluvia, niebla, humedad extrema o vientos increíbles. Busca sorprenderte; si eres un estoico, busca algo súper extremo. Investiga tu destino en Lonely Planet y te dirá cómo es el clima según el mes. O explora este sitio. Recuerda que en el hemisferio sur las estaciones están invertidas.

 


¿Cuánto tiempo ir?. Hay países con siete semanas de vacaciones. Nosotros, por estar junto a Estados Unidos, tenemos una. A menos que renuncies a tu trabajo, será difícil irte más de dos semanas. Esto te obligará a ser creativo (conozco a alguien que se casó sólo para viajar dos semanas). He aquí una reglita: si haces cuatro horas de viaje, quédate cuatro días; si el vuelo es de 20 horas, quédate 20 días.

 


¿Cómo llegar?. A veces, llegar representa el 50% del viaje o más. Si viajas en auto, entra aquí: bit.ly/enauto (y para en todos los restaurantes carreteros que encuentres). Si viajas en avión, entra acá: hipmunk.com, que te permitirá sortear las opciones por precio, agonía o tiempo. Nuestra sugerencia: evita la agonía, evita el DF (usa aeropuertos regionales), abraza el trayecto y encuéntrale sus ventajas (prepara material de lectura, haz un playlist especial, baja podcasts para entretenerte, etc.).

 


¿Dónde investigar?. La guía más consistente y que aplica a casi todo tipo de viajero es la Lonely Planet (ahora puedes comprar en PDF sólo los capítulos que te interesen). Busca la última edición en tu librería más cercana o en Amazon. Si no eres de guías –o si quieres complementar la información– en internet encontrarás muchas cosas, desde las páginas oficiales de los destinos hasta la descuidada Travesías y las guías del New York Times. Para celulares también hay muchas aplicaciones, pero la mayoría son inútiles sin WiFi.

 


¿Dónde quedarse?. Si tienes un amigo ahí, pregúntale si puede hospedarte: tendrás una experiencia más local (aunque también viene con sus desventajas). Otra opción es rentar un departamento o casa por día; podría ser más divertido traer las llaves en la bolsa que una tarjeta magnética en la cartera. Si eres más clásico, busca un hotel: tu prioridad deberá ser el descanso reparador, no la zona ni las amenidades ni el nombre. Pide una habitación tranquila: el descanso es proporcional a la energía que tendrás al día siguiente.

 


Actividades y lugares. Aunque dedicaremos después un artículo exclusivo a este punto, las actividades que hagas y los lugares que visites definirán tu viaje más que el destino mismo (es más interesante ir a un supermercado en Arequipa que a la Estatua de la Libertad en Nueva York, por ejemplo). Mezcla actividades clásicas con propuestas tuyas. Algo que te guste mucho aquí, visita su contraparte allá. Investiga conciertos en Last.fm y eventos en WhatsOnWhen.com.

 
¿Eres más bien sedentario? Si no quieres viajar, sólo emocionarte, entra acá.
 


Artículos Relacionados:

Tips de fotos - Sada y el bombón

Cómo tomar mejores fotos: nueve sencillos con...

Existen dos tipos de fotógrafos: los que saben lo que están haciendo con la cámara y los que no. Los primeros suelen ser constantes y confiables,...

Leer más
Lujos - Sada y el bombón

Pequeños grandes lujos: placeres cotidianos q...

Existen placeres reservados para los ricachones: volar en primera clase, ir al sauna los martes, al masaje los jueves, pasear en un convertible, ...

Leer más

Formas de la errancia

Durante once años, de los 11 a los 22, nadé. Era todo lo que hacía: nadar. Nadaba en la madrugada y volvía a nadar a medio día. Después corría o iba al gimnasio o hacía c...

Leer más
Nombres - Sada y el bombón

¿Cómo nombrar al hijo?

Alberto, en Facebook, se llama La Betarraga; en Twitter, tratando quizá de desplegar su lado femenino, se le conoce como @vertita; en los blogs comenta con el nombre de D...

Leer más

Publicidad