SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © Monika Hoinkis

Sobre los compromisos innecesarios y mi insignificante vida social

Tengo pocos compromisos sociales al año —aunque siempre podría tener menos. La mayoría son en bares, algunos en restaurantes o casas, y casi siempre aparece una boda a la que hay que ir. Una al año.

Tengo un amigo que va a una boda cada semana. A veces va a dos bodas en un mismo fin de semana. Si cambia de novia, lo sigue haciendo, sólo que las bodas a las que va son distintas. Supongo que tendrá un par de trajes, una camisa especial, zapatos negros de vestir y algunas corbatas. Bebe mucho whisky.

Tengo otra amiga que no va a tantas bodas, tal vez diez o doce al año; algunas son fuera de la ciudad, otras a las que hay que llegar en avión. No puede usar el mismo vestido más de una vez, porque al menos una persona que estará en la siguiente boda ya lo habrá visto (sólo puede repetir en esas bodas de primos lejanos). ¿Tendrá un closet con todos esos vestidos que sólo usó una vez? Sospecho que algunos terminan en subastas web.

Comparado con ellos, cuando pienso en mi insignificante vida social, más que estar contento por las cosas que hago, estoy contento por las que no hago, por la lista de eventos a los que no tengo que asistir, familias políticas que ver, misas, cocteles de bautizo, bodas civiles, no tengo que hacer nada de eso. No tengo que hacer nada que no quiera hacer. Ni siquiera mi cumpleaños.

Todo eso que no hago me da mucha paz. Me alegra doblemente estar leyendo en cama un sábado al mediodía si pienso que habrá otros en ese momento preparándose para el evento al cual preferirían no asistir. El cielo nublado, la luz de la lámpara, el ambiente cálido, el algodón de la piyama, ¿cómo puede eso ser inferior a cualquier cosa?

Ese silencio desprovisto de tiempo. La serenidad… que al mismo tiempo es grande. Y yo ahí con las palabras, nada más.
 


Artículos Relacionados:

Residuos prescindibles; ruidos redundantes

Atento, o sin estarlo –con una consigna–, llevo un tiempo pensando en los ruidos urbanos. A veces como si estuviera sentado en la banqueta de la aveni...

Leer más
Río de Janeiro en Sada y el bombón, revista de cultura urbana en el centro de México

El traidor

El carioca que sale de Río de Janeiro siempre será señalado como traidor. Es una falta de respeto abandonar tanta belleza, una osadía creer que puede haber una cosa mejor...

Leer más
Synecdoque NY - Sada y el bombón

Endoble

Sobre la incesante resistencia de la identidad o la certeza de que no somos nunca suficiente.   No es la idea platónica original, desde luego, pero es una curiosa ...

Leer más

La tumultocracia y la excesiva capacidad medi...

¿Cuántas fotografías vio en su vida alguien que nació en 1905 y murió en 1981? ¿Cuántas fotografías verá alguien que nazca hoy y viva 76 años? ¿C...

Leer más

Publicidad