SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Nueva urbanidad y comportamiento correcto

Aprender a vivir en sociedad: el principal objetivo del hombre urbano.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, urbanidad significa cortesía, atención, comedimiento. Urbanidad significa convivencia. El ermitaño no tiene por qué ser cortés; si espiamos a un ermitaño siendo atento, diríamos que en su soledad se inventó a un amigo imaginario, diríamos que se volvió loco. El ciudadano, en cambio, sí tiene que ser cortés. Disponerse a vivir en sociedad, de eso se trata la urbanidad.

Hoy, con el concepto de ciudad en pleno apogeo, la urbanidad está en crisis. Es una paradoja. Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y aún así no sabemos vivir en sociedad. Sospechamos que la culpa la tiene el orgullo. Desde hace por lo menos 20 años el principal mensaje moral que nos han dado es «sé tú mismo, siéntete orgulloso de cómo eres, no te reprimas». ¿No eres inteligente? No importa, eres emocional. Sí, estás gordo, pero eres feliz. ¿Eres un freak? No os preocupéis, que ahí está Lady Gaga. El orgullo individual por encima de la moderación civilizada.

La urbanidad no está peleada con la excentricidad individual. Lo cortés no quita lo bizarro. Sigue siendo tú mismo, pero considera también a los demás. Considera estas primeras seis propuestas: nuestra pequeña contribución a una ética cotidiana fundada en la consideración de los demás:

 


Peatón: respeta al peatón. El enemigo contemporáneo de los peatones no son los autos, sino los peatones mismos. No ocupes toda la banqueta para caminar lentísimo, y no atropelles al que camina lento. Consideración y paciencia.

 


El gadget no es un ciudadano.En la ciudad de las personas un gadget no tiene por que ser más importante que una persona. Si estás en una junta o platicando con tus amigos, no te pongas a tuitear, mejor renuncia o cambia de amigos.

 


No uses el Twitter como mail.Selecciona el mejor medio para tu mensaje. No hagas una cita de negocios por Twitter, no mandes mails de 140 caracteres. ¿Escribiste un mail de diez mil palabras? Mejor imprímelo y mándalo por correo tradicional.

 


Habla en voz baja.Sobre todo por teléfono; el celular también funciona si hablas bajito. No incluyas a todos tus vecinos en la llamada telefónica. Vete a un rincón y toma la llamada. Los oídos reales llevan preferencia sobre los virtuales.

 


Evita la nostalgia entusiasta.No canses a tus compañeros de primaria, sobre todo si no los has visto desde entonces. Utiliza la regla de Las Vegas: lo que pasó en la primaria se quedó en la primaria. Si alguien te cansa a ti, finge demencia.

 


No presumas tu urbanidad.La buena educación –decía Chéjov– consiste no en no volcar la salsa sobre el mantel, sino en no darse cuenta cuando lo hace otro. No andes por ahí revisando la poca urbanidad en los demás.
 


Artículos Relacionados:

Confesiones de una ciclista urbana

Confieso que leí el manual del ciclista urbano. Uno pensaría que andar en bicicleta implicaría la misma libertad que un peatón, sin embargo hay una serie de ind...

Leer más
Querétaro centro - Sada y el bombón

Centros palimpsestos

Esta imagen es casi un cartón humorístico. Parece que las lámparas están formadas. ¿Serán lámparas jubiladas que van por su dotación de focos? Tal vez eso es lo que se pr...

Leer más

Las bestias del museo o el hombre pesado

He intentado, sin éxito, rechazar las invitaciones al coctel del mes en turno: el «evento cultural» de la ciudad. Lo he tratado de hacer varias veces ...

Leer más
Tips para mudarse - Sada y el bombón

Mudarse: por qué y cómo mudarse de casa

Las mudanzas suelen ser consecuencias, respuestas a algo más, casi nunca una causa. Te mudas porque consigues un trabajo en otra ciudad, porque un ami...

Leer más

Publicidad