SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

De turistas y viajeros

El cliché del viajero siempre conlleva decir que «un viaje te cambia» mientras se carga con tres maletas (con sobrepeso, por supuesto) y una cámara de bolsillo. Pasearse desprevenidamente por escenarios ajenos a uno con la cara plagada de confusión y abusando de los lugares comunes. Así van miles de personas obstruyendo el paso; el turista que estorba como paloma de monumento público.

Parece ser que las aerolíneas abaratadas, la proliferación de escuelas de idiomas y los medios de transporte del nuevo siglo han eliminado la poesía del viajero trasatlántico. Los amigos cursis ya se fueron a París, los exóticos ya anduvieron con sus Reebok en India y hasta la tía empalagosa se aventó un tour de mes y medio por todo Asia. Con tanto personaje «internacional», la figura del viajero ha pasado a ser una bestia en peligro de extinción.

Quizás la fatalidad principal que ha sofocado al viajero es la tendencia contemporánea a olvidarse de las distancias y a subestimar el espacio en el que se desarrolla un ser humano. Me voy en la mañana al DF, regreso en la noche a Querétaro, al otro día me voy en avión a Texas y logro que cada espacio extraño no sea sino una extensión del propio. Es decir, el nuevo viajero es un empedernido espécimen que a donde sea que vaya carga con todo su ser. Desde la ropa hasta las costumbres, el turista común visita un país, no lo vive. Siempre se le verá ajeno a su espacio, arrastrando sus hábitos y manías. Esas personas que desentonan con sus miles de flashes y su bronceado, los que con verlos de lejos se sabe «que no son de aquí».

El verdadero viajero es un camaleón que se adapta a su medio, que trata eternamente de ser el espacio. A él le da igual si va a este monumento o a aquél, encuentra mayor placer en un callejón escondido de París que en la Torre Eiffel. Anda todo el día pensando en cómo fusionarse con el concreto ajeno y la bebida local. En el mejor de los casos, acaba siendo como Buñuel en México o Dalí en París. Ese tipo de hombres que se les pierde el acento natal y se conforman de fragmentos de aquí y de allá. El hombre es una ciudad, los edificios y el transportes público se le impregnan en las venas. Pequeños rastros de urbanidad.

A pesar de la comercialización y masificación del turismo, aún se esconden entre nosotros verdaderos viajeros. Son todas esas personas que dan largas caminatas sin rumbo, que intentan que cada edificio y espacio urbano ajeno se les note en las uñas, los ojos y la piel. La metáfora andante de una página en blanco ansiosa de ser todo menos lo que era antes; el anhelo a ser un desconocido. Son nómadas que conocen la historia del barrio por el que están pasando, que utilizan las palabras locales y a la semana son ya, también, de ahí. Los individuos que se sientan en un escalón cualquiera de una calle cualquiera y ahí, observando su alrededor, convirtiéndose en la extensión del paisaje urbano, se preguntan «¿Cómo llegué hasta aquí?».
 


Artículos Relacionados:

Un año sabático viajando en una Combi

Los años sabáticos son de esos placeres con los que todo mortal sueña. Algunos lo llaman «vacaciones largas», «tiempo de descubrimiento espiritual», «segunda op...

Leer más
Austin - Sada y el bombón

Austin (Powers) –un viaje por Austin, Houston...

En México vemos a Texas con recelo. Para empezar, ese territorio era nuestro; Texas es el hijo pródigo que nunca regresó al hogar porque encontró...

Leer más

Pueblos fantasma –una ruta por los pueblos qu...

Un fantasma es, más que un espanto, la sensación efímera de algo que fue, el recuerdo ajeno que se inserta en la memoria. A esta definición se ac...

Leer más
Viaje a Río de Janeiro - Sada y el bombón

Río de Janeiro: sol, playas espectaculares, c...

Río de Janeiro sorprende por el obvio contraste entre lo inabarcable –su geografía– y lo perfectamente escalado a la proporción humana –la ciudad...

Leer más

Publicidad