SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © Novio a la vista

Hablar chiquito: la gracia del diminutivo

De bebé mi mamá siempre me hablaba en diminutivo; con su típica calidez me agarraba la mano, señalaba objetos al azar y producía unos sonidos agudos, casi chillidos. Sus pausas eran musicales, como un vaivén de respiraciones que señalaban aquí y allá. Esos murmullos fueron los que me enseñaron lo que era un «perrito» o un «arbolito».

Descubrimos las proximidades del mundo con diminutivos. Aprendemos a usar sufijos, nos enseñan a modificar los sustantivos, a ser cortés cuando no se quiere y a poder resumirnos; los niños como diminutivos andantes que se corretean en los salones de clase, en incontables patios y áreas infantiles de restaurantes. La afectiva abreviatura del nombre –decir «Luisito»– es el primer ejemplo de epítome con el que tenemos contacto. A partir de ahí comenzamos a condensarnos, a inventar términos y reducir oraciones. Hablar así –chiquito– es un ejercicio de síntesis.

El español magnifica al diminutivo, define los sufijos que se utilizan según la geografía. Niñito, pilluelo, cebollino, yerbuja, medicucho; terminaciones que van desde Mallorca hasta Buenos Aires. Otros idiomas (como el inglés) limitan al diminutivo. No es lo mismo querer «unos cariñitos» que buscar «a little affection». El primero denota una caricia más íntima e individual, más acorde a lo que se desea. De ahí surge la suave mutación del diminutivo: primero es apego maternal, luego lenguaje de enamorados.

Con los años extendemos el diminutivo al amor, a las caricias minúsculas. Abrimos la boca, pronunciamos cositas y las decimos al oído de alguien, las balbuceamos como bebés y andamos por las calles comunicándonos a susurros. Nos dicen «amorcito» y volvemos a ser un bebito. De ahí, de esa asociación infantil, los anglosajones crearon un término más digno: el baby talk. A eso se simplifica nuestro uso del diminutivo, una forma de discurso que ensayamos de pequeños y acabamos por privatizar en nuestras relaciones.

Creo que, cuando se acaba el cariño, el indicio más evidente es la pérdida del diminutivo y los apodos secretos. Se da por terminado el lenguaje mutuo, se dejan atrás las pequeñeces. Entre más distancia, menos diminutivo (tanto gramatical como en sentido figurado). Fiona Apple lo dice mucho mejor en una de sus canciones: No, not baby anymore. If I need you, I’ll just use your simple name. Basta con decir un nombre para crear barreras.

El diminutivo es un sufijo con múltiples connotaciones: método de enseñanza, verbalización de la intimidad, contrato lingüístico del amor. O algo así. Es esas ganas de querer dejar a un lado las formalidades y las reglas gramaticales, de romper lazos o crearlos, de poder decir no more baby talk for you y descubrir el placer de hablar chiquito. La gracia del diminutivo.
 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más

Nuestra vaguedad esencial

Conocemos sólo a través de lo que ya está en nosotros: cuando Borges leyó sobre la estepa en Dostoievski, reconoció su pampa. Idéntico impulso explica que visitemos el fi...

Leer más
Mundial 2014 - Sada y el bombón

Brasil 2014, ¿será el mejor Mundial de futbol...

Del 12 de junio al 13 de julio, la FIFA y todos sus fieles celebrarán la vigésima Copa Mundial de Futbol. Por la tradición futbolística de Brasil...

Leer más

Libros y barbarie

Bosnia es hoy un país compuesto de dos entidades, tres nacionalidades, cuatro religiones y resguardado por soldados extranjeros que mantienen la paz. La guerra en Bosnia ...

Leer más

Publicidad