SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Una idea, cien páginas; nosotros convertidos en un proyecto editorial

Hace unos años, ociosos, tuvimos la idea de hacer una revista urbana del centro de México. Tras dos años, la ya famosa Sada y el bombón sigue existiendo. Después, por gusto y curiosidad, tuvimos la idea de hacer un libro que documentara la actividad vitivinícola de los estados del centro del país, y varios meses después tenemos ya el libro terminado, que resultó ser mejor que la idea original: se parece más a una guía de viaje que a un fichero documental de vinos y viñedos.

Cada edición de nuestra revista es un conjunto de 13 o 14 ideas distintas agrupadas en un objeto que pesa apenas 50 gramos. El libro es una sola idea en cien páginas, una sola voz; es nosotros en este momento, convertidos en un proyecto editorial. Imaginamos e hicimos un libro sincero y digno –como si fuera sólo para nosotros– y ahora lo entregamos para que se sume a los libros que hay: que nuestra idea pruebe su existencia a través del objeto que la representa, que su independencia llegue a las estanterías personales de los nuevos dueños, quienes reinterpretarán nuestra idea a través de la lectura.

No conozco a nadie a quien le haya gustado el vino la primera vez que lo tomó. Por eso, cuando me encuentro con alguien que estuvo cerca del vino desde su infancia (como el hijo de un enólogo o de un viticultor), lo primero que le pregunto es si tomaba vino de niño, si en su casa siempre había vino en las comidas, si él lo toma ahora cuando está solo o en los viajes… Creo que nuestro libro arroja luz sobre estas ignorancias circunstanciales y contesta preguntas naturales como esas que yo tengo todo el tiempo: curiosidades humanas más que técnicas especializadas. La creciente inquietud por el vino, como tema y como bebida, nos dice que hay muchas más personas con las mismas ganas de saber y experimentar que tenemos nosotros.

La mejor definición que he escuchado del vino es que es un condimento. ¡Qué sencillez: un condimento! –como el comino o la sal. Eso me hizo verlo de otra forma, con otra escala, mucho más mía, natural y asequible; menos frágil o importante. El vino como condimento (o acompañamiento o suplemento), de mesas y platillos y de texturas; mejorándolos, revelándolos, cambiándolos.

Extraño esa época (que no viví, por supuesto) en la que no había libros del vino y de verdad te sorprendía ir de viaje y descubrirlo, extraño, terrenal, como las artesanías o la forma local de vestir. Este libro va por ahí, por ese camino en el que hay más sinceridades que pretensiones. Independiente, sin publicidad, Vinos & viñedos del centro de México registra nuestra manera personal –mezcla de originalidades e influencias, como todo– de acercarnos al vino, beberlo y comenzar a adoptarlo como hábito y costumbre. Aunque hay sugerencias específicas, el libro más bien propone un acercamiento al vino como el que nosotros hemos tenido: de prueba y error; de experimentación. No se impone ni da fórmulas: expone algunos algoritmos sencillos, que provienen de la observación, para que el lector saque sus propias conclusiones.

Crecí en la época en la que el vino no era nada para casi nadie, y he visto cómo todo ha cambiado. He visto a los que bebían cerveza comenzar a probar el vino, y hacerlo casi con naturalidad (como en algún momento lo hicieron con la cerveza), y eso me emociona, no porque yo tenga algo a favor del vino sino porque siempre es emocionante ver a alguien entender las cosas a través de la experiencia.

Para conocer el proyecto completo o comprar el libro: vinosdelcentro.com
 


Artículos Relacionados:

Pan artesanal - Sada y el bombón

El pan artesanal: panaderías en el centro de ...

No sé qué pensar –dice Sada–, ahora resulta que hay pan gourmet. ¡Pan gourmet, nálgame dios! El alimento más sencillo y humilde que existe se ha ...

Leer más

Oktober Fest en Cervecería Hércules

Ah, el Oktober Fest. Una de las tantas gracias que tiene la llegada del otoño —y Alemania. Aunque el Oktober Fest del mexicano promedio es un maratón continuo d...

Leer más
10 restaurantes centro de Querétaro - Sada y el bombón

Diez restaurantes para comer en el centro de ...

Normalmente como en casa todos los días, pero durante dos semanas en octubre 2013 tuve que comer diario en el centro de Querétaro, solo, en menos...

Leer más

Las mejores experiencias del centro de México

En provincia es muy común el concepto «dominguear». Significa manejar a 20 km/h por el bulevar, visitar por milésima vez el terreno que todavía no ter...

Leer más

Publicidad