SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

El refresco de grosella

Ante los refrescos de cola y bebidas gaseosas sabor limón, manzana, naranja y uva, un muy creativo emprendedor se vio forzado a innovar: «necesitamos un producto único, algo no visto y nunca imaginado por el mercado». De todas las frutas que pudo haber escogido para darle sabor y sobre todo originalidad a su nuevo producto, eligió la más distante y extraña: un fruto escandinavo, prácticamente desconocido en los trópicos: la grosella (Ribes rubrum).

En el norte de Europa la grosella suele utilizarse para hacer mermeladas y tartas. La tropicalización de estos dulces encarnó en un producto que parecía, si no radiactivo, sí por lo menos venido del futuro: el refresco de grosella.

Los primeros refrescos se vendían en las farmacias. El refresco de grosella fue una vuelta a los orígenes: sabía a medicina.

La competencia se quedó pasmada, sin habla. Esperaban un refresco de mandarina, de toronja, de pera, incluso de tuna, pero nunca de grosella. Ese color entre insólito y perverso fue un rotundo éxito entre las familias mexicanas que veían a los Jetsons y manejaban coches ridículamente aerodinámicos. ¿Cuántas botellas de refresco de grosella se habrán destapado mientras se televisaba el arribo a la Luna?

La saturación de color de los 80s y los gustos ridículos de los 90s no sólo mantuvieron el éxito del refresco de grosella, sino que lo aumentaron. Todo indicaba que iba a ser eterno; era un refresco que seducía incluso al infinito.

Alegremente no fue así. Todavía no ha desaparecido del todo: hay por ahí algunos hipsters nostálgicos que se regocijan en la infamia. El refresco de grosella sigue dando patadas de ahogado, pero, por fortuna, su extinción es ya inevitable. El refresco de grosella –esa bebida que recuerda al Dimetapp– fue arrojada ya al vacío; no tarda en terminar de caer y desaparecer de una vez por todas y para siempre y basta.
 


Artículos Relacionados:

Robarse a la novia –Sobre placeres deshonesto...

No ha existido un robo de novia más dramático y estremecedor que aquel escrito por Federico García Lorca en Bodas de sangre. En plenos festejos n...

Leer más
Molcajete - Sada y el bombón

El molcajete se petateó cuando comenzó a exhi...

«Malo para el metate, pero bueno para el petate», nos dijo por acá una amiga. Y nos pareció un contrasentido, pues a fin de cuentas en el metate ...

Leer más
Jugar en las calles - Sada y el bombón

La calle, en extinción –perder la calle signi...

Todavía existen por ahí algunas colonias con letreros de «¡Cuidado, niños jugando!». Son colonias que llevan 10 años, por lo menos, sin renovar l...

Leer más
Hobbies - Sada y el bombón

En peligro de extinción: los hobbies

El doctor que escribía sonetos; el ingeniero que todas las noches se encerraba en su estudio –y en sí mismo– para «armar carritos»; el arquitecto que cuidaba su...

Leer más

Publicidad