SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © André Kertész

Los libros y las ciudades

Hay libros que se quedan en nosotros. Los leemos, releemos y los citamos cada que podemos. Así vamos por la vida, convirtiéndonos en el libro. Ahí va creciendo dentro de nosotros: las palabras se nos ven hasta en la frente. Eso también pasa con las ciudades. Todas esas urbes míticas que resguardaron a escritores y poetas, que han visto pasar los movimientos sociales trascendentes, que han sobrevivido los acontecimientos históricos; ciudades que son un reflejo necesario de las personas que las habitan.

Existen tramas donde la ciudad es un personaje más. La historia gira alrededor de sus paredes y edificios al grado que, casi de manera mística, las ciudades prefieren mudarse a los verbos y sujetos del autor. Ahí las luces nocturnas son más misteriosas, los corredores son más bellos, los personajes son más personas, el amor es más apasionado y la soledad sí va acompañada de lluvia. Así, las grandes ciudades que inspiran a los artistas se convierten en calles y plazuelas ficticias.

A la hora de viajar, resulta una delicia poder recorrer una ciudad de capítulo en capítulo. Encontrar un callejón que es párrafo, un monumento que es descripción y un montón de balcones que son diálogos. Aquí algunos libros indispensables para conocer las ciudades desde el concreto hasta la metáfora.
 
París

Rayuela, de Julio Cortázar.
Guía triste de París, de Alfredo Bryce Echenique.
 
Venecia

Muerte en Venecia, de Thomas Mann.
 
Polonia

El pensamiento cautivo, de Czeslaw Milosz.
 
Budapest

Divorcio en Buda, de Sándor Márai.
 
Portugal

Viaje a Portugal, de José Saramago.
El libro del desasosiego, de Fernando Pessoa.
 
Nueva York

Un poeta en Nueva York, de Federico García Lorca.
Desayuno en Tiffany’s, de Truman Capote.
La trilogía de Nueva York, de Paul Auster.
 
Buenos Aires

Fervor de Buenos Aires, de Jorge Luis Borges.
Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal.
 
La Habana

Tres tristes tigres, de Guillermo Cabrera Infante.
 
Brasil

Doña Flor y sus dos maridos, de Jorge Amado.
Gabriela, clavo y canela, de Jorge Amado.
 
Los Ángeles

Todo Charles Bukowski; sí, todo.
 
Egipto

La trilogía de El Cairo, de Naguib Mahfouz.
 
Bolivia

Palacio Quemado, de Edmundo Paz Soldán.
 
Ciudad de México

La región más transparente, de Carlos Fuentes.
Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño.
 
Comala

Pedro Páramo, de Juan Rulfo.
 
Guanajuato

Estas ruinas que ves, de Jorge Ibargüengoitia.
 


Artículos Relacionados:

Nuestra vaguedad esencial

Conocemos sólo a través de lo que ya está en nosotros: cuando Borges leyó sobre la estepa en Dostoievski, reconoció su pampa. Idéntico impulso explica que visitemos el fi...

Leer más

Treinta y seis años sin Chéjov

Por una de esas decisiones caprichosas que a veces tomo, no había leído a Chéjov. Dejé pasar el consejo leído en un libro que disfruto mucho: «lean a Chéjov y a...

Leer más

Paréntesis exaltado (o Las fuerzas de la ebri...

Ha sucedido: Belice está fuera del Mundial. Nuestras ilusiones son los ríos que van a dar al mar, que son los octavos. Lo único cierto es esto: h...

Leer más

Temporada de caza para el león negro, de Tryn...

Tryno Maldonado Temporada de caza para el león negro España, Editorial Anagrama, 2009 128 pp.   Dentro de la literatura mexicana cont...

Leer más

Publicidad