SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Perros de azotea

Varias veces hemos caminado por nuestros barrios solamente para ser sorprendidos por un ladrido aéreo. Volteamos al cielo en busca del canino alado solamente para encontrarnos con
un chihuahua-poodle irascible en pleno precipicio, balanceando su hocico al abismo que es la calle (y nosotros).

En esta imagen no vemos uno, sino cinco perrazos con porte de concurso que —desilusión total— son de plástico. Y nomás para completar el timo, la farsa: todos fueron encerrados (¿por su propio bien?) entre púas y varillas.

Aquí hay una de tres: o alguna vez hubo una manada de perritos que terminó por dar el paso, y los perritos «de chocolate» son su monumento; o todo es pura vigilancia, destantean al ladrón
con su comedia; o de plano todo es una instalación artística sobre la carencia de precipicios (los perritos que no pueden babear la banqueta).

Es la idea del perro en la azotea, que ni ladra ni muerde, arrumbado en el techo porque en el suelo ya no cabe, un ejemplo del paisaje alrededor de nuestros centros históricos: atiborrado e incoherente. Tremendo.
 


Artículos Relacionados:

Industrias en Querétaro y Guanajuato - Sada y el bombón

Industrializados –un reportaje sobre la avasa...

El Bajío se fundó alrededor de conventos. A partir de sus muros germinaron caminos, ciudades, provincias; casas y edificios extendidos de adentro...

Leer más
Synecdoque NY - Sada y el bombón

Endoble

Sobre la incesante resistencia de la identidad o la certeza de que no somos nunca suficiente.   No es la idea platónica original, desde luego, pero es una curiosa ...

Leer más

Óscar Niemeyer y la reinvención de una ciudad

Óscar Niemeyer es el artífice (junto a su colega Lucio Costa) de la ciudad de Brasilia. El excepcional arquitecto brasileño creó, en mitad de la nada,...

Leer más

Cambalache urbano: Trueque & Maroma Swish...

Sábado 18 de agosto 2012 · La Fábrica · Santiago de Querétaro No basta con tener dos pares de jeans, unos tenis y unos zapatos «para salir». N...

Leer más

Publicidad