SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Rally Guanajuato México

Destreza y ferocidad. Los mejores pilotos del mundo del 8 al 11 de marzo en Guanajuato.

El camino –eufemismo de terregal– está despejado, tranquilo, sereno. Sabes que si no fuera principios de marzo el paisaje seguiría así, incólume. Pasarían dos o tres camionetas cada hora, a lo sumo. Y quizá algunos borregos. Pero no, es principios de marzo y por allá, a lo lejos, en la punta del horizonte, se asoma una estela de polvo fulgurante. Es uno de esos autos trastornados que pueden ir a 150 km/h donde las más salvajes Hummers de los paisanos pueden tan sólo alcanzar los 30 km/h.

Dicen que la potencia de un auto se mide en caballos de fuerza, pero los que han visto un rally saben que esos autos responden a otro estímulo más profundo y salvaje: la temeridad y la audacia del piloto, consecuencia, quizá, de la igualmente temeraria confianza que le tiene a su copiloto.

Pero regresemos al camino. El pequeño auto avanza cual torbellino, feroz y ardoroso como una bala perdida. Tras de sí, una avasalladora ola de polvo, como si manejar uno de esos autos fuera similar a surfear en un tsunami. El auto pasa un vado, brinca –eufemismo de vuela– y cae para sortear una chicana. El piloto mueve el volante y pisa los pedales cual baterista de heavy-metal mientras su copiloto revisa sus notas y anuncia el siguiente movimiento: curva izquierda grado nueve, ras fondo, ¡ojo, mucho barro!, etcétera.

Y así va el piloto, siguiendo los anuncios de una persona que al perecer está igual de demente. Salen a una recta y el copiloto canta «¡fondo!», el turbo se acciona y rápidamente alcanzan los 190, quizá los 200 km/h. Hasta que el copiloto vuelve a cantar: «lomo-izquierda-full». El auto pasa el lomo, el piloto gira a la izquierda y… ¡sale volando por un barranco! Resulta que el copiloto se equivocó: era derecha, no izquierda.

La historia no sólo es verídica, sino que es casi un cliché: prácticamente sucede en cada rally. De eso se trata el rallismo, de ser aguerrido, implacable, de ver a pilotos conducir un auto como si al día siguiente fueran a ser electrocutados. Asistir al Rally Guanajuato México significa presenciar el automovilismo más salvaje, el que exige una mayor destreza; en pocas palabras, el automovilismo más auténtico.
 

Tips para ir al rally

  1. Si nunca has ido, asiste a las etapas «súper especiales», a la del Poliforum y a la del autódromo de León.
  2. Si quieres ver detalladamente los autos y conocer a los equipos, ve al Parque de Servicio en el Poliforum León.
  3. La etapa más turística es quizá la street-stage en la ciudad de Guanajuato. Con ésta comienza el rally.
  4. Si ya estás más o menos familiarizado, acampa cerca de una de las etapas. Es gratis, sólo debes entrar un día antes.
  5. La competencia se divide en varias etapas. Todas las etapas del rally se encuentran entre Guanajuato y León.

Consulta el programa y ubica todas las etapas en: www.rallymexico.com. Mantente al tanto en el tuitah: @RallyMexico.
 


Artículos Relacionados:

Conciertos - Sada y el bombón

Temporada de conciertos: canta más duro, bail...

Tenemos por acá dos grandes temporadas de conciertos. La primera es esta en la que estamos; empezó con el Vive Latino y terminará por ahí de juni...

Leer más
FNQV Tequisquiapan - Sada y el bombón

Queso y vino –la Feria Nacional del Queso y e...

La Feria Nacional del Queso y el Vino 2014 será del 23 de mayo al 8 de junio. Tres fines de semana, de jueves a domingo, en el parque La Pila de ...

Leer más
Niños - Sada y el bombón

Los niños diabólicos: su anatomía, su comport...

Puestos a analizar, la primera pregunta que surge cuando hablamos de niños diabólicos no es qué o quiénes son, sino si merece la pena matizar y s...

Leer más

Kings of Convenience –la crónica del concierto

Martes 1 de noviembre. Concierto de Kings of Convenience. Para el presente concierto asistí con la gran duda de saber cómo sería escuchar a los Kin...

Leer más

Publicidad