SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Vivir solo vs. Vivir acompañado –la independencia y el aislamiento del solitario contra la convivencia y el tropel del que vive acompañado

Vivir solo o vivir acompañado es quizá la primera gran decisión adulta que hacemos en la vida. Por supuesto, a algunos les llega la adultez antes que a otros; mientras unos pueden tomar esa decisión terminando la preparatoria, otros son arrastrados por la economía o las costumbres sociales y terminan sometiéndose a las decisiones de otros.

Los pros y los contras de cada estilo de vida son tantos y tan variados como los tipos de soledad y de compañía que hay. Además, los dos estilos tienden a mezclarse y confundirse: el que vive solo termina conversando con su propia multitud y el que vive acompañado no deja nunca de sentirse ligeramente desolado.

Más que un duelo, este versus representa las dos caras de la vida adulta contemporánea.
 

Vivir solo

Vivir con alguien más


Razones: íntimas, gruñonas, ermitañas y/o fuiste hijo único y no sabes compartir. Razones: amistosas, estudiantiles, laborales, conyugales, económicas.

Mito: obtendré paz y mucha tranquilidad. Mito: ¡yuju, todos vamos a ser «amiguis»!

Realidad: demasiada tranquilidad; comienzo a pelearme con mi niño interior. Realidad: tu amiguis sacó el cobre y tú sacaste a tu amiguis.

Gastos: tú solo contra el gas, la luz, el teléfono… Y todos los muebles. Todo tú. Gastos: sugerimos compartir sólo los servicios; que los muebles sí tengan dueño, who knows.

Personalidad: te creas algunas manías, la mayoría negativas. Personalidad: poco a poco vas adquiriendo rasgos de la otra persona.

Mañana del domingo: a veces no desayunas; lo juntas con la comida. Mañana del domingo: el otro (niño, mascota, pareja) despierta con hambre feroz.

Comedera: libertad de menú: comes lo que quieras cuando quieras (aunque comer solo te puede hacer sentir miserable). Comedera: satisfacción compartida: «ya comieron mis dientes, ya comieron mis parientes».

Vivir solo

Vivir con alguien más


Trastes: platos y vasos y tenedores y etcétera esperando la visita semanal de Lety, «la felicidad del hogar». Trastes: supuestamente se dividen el lavado de trastes, aunque siempre los termina lavando Lety, «la felicidad del hogar».

Tender la cama: vas de un lado al otro por lo menos diez veces. Tender la cama: cada quien de un lado; es rapidísimo.

Bebedera: beber solo no es tan tentador, o no es tan sano: te vuelves un borrachito de buró. Bebedera: si no bebes diario, ¿qué esperas? ¡Larga vida a la cerveza social!

Pudor: te paseas sin ropa por toda la casa hasta que descubres que tu vecina hace lo mismo; entonces te paseas sin ropa por toda su casa. Pudor: lo vas perdiendo poco a poco, prenda a prenda; de repente se te olvida que alguien sin ropa te está viendo sin ropa.

Catástrofe latente: convertirte en un viejo choto o en la vecina solterona que vive con su gato. Catástrofe latente: enredarte con el roomate (¡o con su pareja!).

Peor escenario: vives súper tropa: la cama siempre destendida, los trastes siempre sucios, confundes la toalla de la cocina con la del baño… Peor escenario: por razones oscuras, terminas viviendo con tu insoportable jefa del trabajo, quien, por cierto, vive súper tropa.

En una palabra: independencia. En una palabra: convivencia.

 


Artículos Relacionados:

El tianguis artesanal de Uruapan: el mercado ...

Del 12 al 27 de abril 2014. De cierta forma, viajar por México es rodearse de comerciantes ambulantes, regateadas sin sentido, compras forzada...

Leer más
Mitos urbanos - Sada y el bombón

Mitos cotidianos –las diez falacias comunes y...

1 > «Es que aquí el sentido de las glorietas es distinto» El mito: las glorietas fueron pensadas para dar mayor fluidez a un cruce de caminos. S...

Leer más

Trabajar desde casa –experiencias, recomendac...

Amanece (amenaza). Es un lunes laboral cualquiera. El despertador suena y la ciudad entera canta la gran canción del snooze de José José: «espera...

Leer más

Ingeniero vs. Hipster: el ingeniero que traba...

Nuestra perenne clase media categoriza nuestros trabajos en dos: los mecánicos y los ingeniosos. El burócrata tiende a ser mecánico; el freelance...

Leer más

Publicidad