SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014
Imagen © To The Wonder

To The Wonder: el perfecto sinsentido

To the Wonder (2012)
Terrence Malick
112 min – Drama | Romance

 
Recuerdo que The Tree of Life (El árbol de la vida) me gustó mucho. Y cuando me preguntaban —la mayoría incrédulos— que por qué me había gustado, respondía que es una película que muestra el proceso cognitivo de un niño, es todo, no hay historia ni principio ni final ni clímax: sólo muestra cómo se forma la conciencia de una persona, su conciencia del mundo, de las ideas, de su entorno, y eso me pareció extraordinario de una película. Hacía alusiones interesantes a la escala del universo versus la del hombre. Y un comparativo, también en escala, de la edad del mundo y de la edad del niño. Creo que no había visto nada así en el cine, y de verdad me pareció una experiencia memorable.

Ahora vi To the Wonder (Deberás amar), también de Terrence Malick, y no sé exactamente qué decir. Diré dos cosas. La primera es que no me gustó nada, casi la odié. La segunda es una parte de mí la disfrutó mucho.

Sobre la primera idea: al igual que The Thee of Life, es una película sin historia ni principio ni final ni clímax, pero por más que me esforcé —sobre todo los primeros 40 minutos— por encontrar la idea oculta, el concepto, la mente del director, no encontré nada. Agotado y enfadado, encontré, nada más, un reel en loop de clips de video cursis —la mayoría de los cuales se pueden conseguir en bancos de video comercial— que se repiten hasta el cansancio aunque se agotan de inmediato: una mujer que baila, una mujer que traspasa velos al aire, una cámara que apunta al sol para obtener flares, un hombre torpe y frígido que camina como sonámbulo, una niña que hace cosas inútiles, manos que toman utilerías, una mujer que corre en pastos, una mujer que corre en campos, una mujer que corre alejándose de la cámara pero volteando hacia ella, pelo que se mueve con el viento… y otras escenas similares sin importancia.

Y decía el director, vamos a hacer un close-up de manos donde él le ata las manos a ella, tiene cierto significado, y alguien decía, pero eso qué tiene que ver con la película, y él decía, nada, no importa, hagámosla. Y luego le llevaban al director una bola de cristal, y decía, hagamos una toma en donde alguien (no vemos quién) juega con la bola de cristal, y juega, y juega, y juega, y alguien decía, pero eso qué tiene que ver con la película, y él decía, nada, no importa, hagámosla. Y luego con un vestido azul, y luego con unas lámparas, y luego con dos piedras… ¡Y luego insertaron todas esas escenas en la película! Encontraron el modo —forzado— de incluirlas en la edición final.

Todo en la película parece ser forma, como un poema sin sentido.

Todo parece ser belleza, pero una belleza que evidentemente no sirve para nada, no lleva a nadie a ningún lado excepto a una profunda inducción del sueño y a un estado de semitrance del que es difícil salir, una semihipnosis pesada, un molesto aletargamiento de la mente y el cuerpo. La belleza de los dos personajes principales parece hacer sentido al principio, porque todo es belleza, pero luego decepciona un poco, luego nos aburren ellos también, como todos los demás espectadores dormidos en el cine a mí alrededor.

En esta película —y no recuerdo otra— se concluye que la historia se ha sacrificado —no existe— por cuidar los accesorios, las locaciones —obsesivamente seleccionadas—, la utilería, el casting —overdone—, la luz, el movimiento de la cámara, el corte minuciosamente raro y la cuidadosa introducción —innecesaria y ridícula— de cuatro idiomas. Todo sirve al mundo de la obra: un mundo donde no existe la comida ni el dinero —demasiado vulgares—, sólo la luz y el movimiento.

Sobre la segunda idea: una parte de mí la disfrutó mucho, supongo, inválidamente, porque hay perfección en todo, una aburrida y casi siniestra perfección de producción. Podría verla una y otra vez cuando muera.

Me entero, después, que el director está a punto de sacar una película nueva que se llamará Voyage of Time, con las voces de Brad Pitt y Emma Thompson, filmada en Kenya. ¿Ven lo que intento decir?
 


Artículos Relacionados:

Méliès, Scorsese y Hugo Cabret: los ilusionistas

La más reciente película de Martin Scorsese, La invención de Hugo Cabret, es la justificación de por qué el cine se ha ganado el título de «fábrica de sueños», y la mejor manera que tiene Scorsese de demostrarlo es con una clase esencial sobre la historia del cine: Georges Méliès, el padre de la ficción cinematográfica y director pionero en efectos especiales. Por eso mismo –por los efectos visuales – es importante mencionar que esta es una película hecha para verse en formato 3D, así podemos sentirnos un poco como la gente de la época de Méliès, creyendo que el tren de una de las primeras películas de los Lumière saldrá de la pantalla para venir a estrellarse con nosotros. Georges Méliès era muy hábil en la construcción de artefactos para realizar trucos e ilusiones ópticas –fue mago antes que cineasta. Esto le sirvió cuando decidió abrir un estudio de filmación; en sus películas utilizó técnicas como la superposición de negativos y la colorización de éstos a mano (ya que las películas de ese entonces eran en blanco y negro); el recorte de fotogramas para crear efectos especiales provocó un incremento en la variedad de historias que mostrar. Méliès logró hacer más de 500 proyectos fílmicos. Aún si no conoces mucho acerca de la historia cinematográfica, es posible que en algún lado hayas visto la imagen de la Luna con una bala-cohete incrustada en el ojo. Esta bizarra y popularizada imagen es de El viaje a la Luna (1902), la película que, inspirada en obras de Julio Verne y H. G. Wells, mandó a Méliès a la historia del cine por ser considerada la primera película de ciencia ficción. La invención de Hugo Cabret también se basa en un libro, la novela homónima de Brian Selznick. Ambas, libro y película, narran las aventuras de un niño huérfano de 12 años que vive en la estación de trenes de París: Hugo. A través de Hugo vamos conociendo a Méliès, un anciano que comparte –o compartió– el talento de elaborar complicados esquemas para construir artefactos, hacer juguetes que se mueven solos y poder entender con facilidad el alma de una máquina. En la película seguimos a Hugo por las entrañas de los relojes de la estación de trenes, nos deleitamos con los personajes que ve todos los días trabajando ahí, sufrimos con su triste pasado y vamos siguiendo un camino de pistas que nos llevan a descubrir la magia del cine. Hugo, Méliès y Scorsese son los ilusionistas que nos hipnotizan, nos impactan y nos emocionan. Las técnicas del cine han cambiado, pero el propósito de entretener sigue vivo. Y esa característica del cine, la del entretenimiento, se la debemos a Georges Méliès. A cada generación parece tocarle una transformación en la forma de hacer películas; el sonido, el technicolor, los efectos generados en computadoras y, ahora, el 3D. Esto nos lleva a pensar: ¿qué se le podría haber ocurrido a Méliès con la tecnología que tenemos actualmente? El cohete-bala probablemente habría ido directo a incrustarse en nuestras pupilas.  ...

Leer más
Documentales - Sada y el bombón

Documentales: los favoritos y los que quisiér...

El cine nació con una naturaleza doble; se bautizó dos veces; creció con el alma dividida. Dos miradas en un solo cuerpo: siameses. El negativo q...

Leer más

El método Tarantino (para acabar con el mundo...

Quentin Tarantino es un cineasta sutil para temas brutales. No, un momento, tal vez sea, más bien, un cineasta brutal para temas sutiles. La ince...

Leer más

El cine girasol

Al querer comprar tu boleto para ver El árbol de la vida, la chica de la taquilla te previene: «Permítame advertirle que esta película no es común, es un tanto lenta, a m...

Leer más

Publicidad