SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Vida, verano y vino –sobre El vino del estío, de Ray Bradbury

Uvas. Las hay largas, delgadas, blancas, gordas, dulces, rojas y moradas. Los diferentes tipos de uvas, la variedad de vinos, pero ¿un vino de diente de león?

Cada año el verano trae consigo a las vendimias: la cosecha de uva en los viñedos. Beber un vino provoca buscarlo, viajar al viñedo para entender de dónde vino. Para algunos cuantos, el vino es sinónimo de comidas, fanciness y celebración. Para otros, como Ray Bradbury, el vino es simplemente vida y verano: El vino del estío.

Es curioso pensar que «el padre de la ciencia ficción», conocido por obras como Fahrenheit 451 o Crónicas Marcianas, haya escrito en El vino del estío una especie de autobiografía, una historia llevada a cabo en Ohio, Illinois (3,002 km al norte de Querétaro, 29 horas de viaje en automóvil según GoogleMaps), en 1928, inspirada en los veranos que pasaba con su tío.

A Douglas Spaulding, el protagonista de este libro, le llega la vida en los primeros dos capítulos del libro. El momento en el que por primera vez en doce años vive y lo sabe. Como si su corazón bombeara sangre por primera vez, sus venas se expanden, sus poros se abren, todo se mueve, todo se encuentra ahí. Desde la tercera persona, el narrador, no ajeno a los pensamientos de los personajes, cuenta la historia procurando utilizar descripciones sensibles: «pasaba con violencia por los dientes entrando como hielo, saliendo como llamas». En capítulos cortos, de no más de tres páginas, cuenta las vivencias de la gente del pueblo. Las cosas simples como anécdotas dejan ver su verdadero significado. Bradbury utiliza el pensamiento de Doug y su hermano para hablar sobre la vida, la felicidad, la nostalgia o incluso la muerte. Hay una escena que se me quedó grabada por la intensidad de la imagen vista desde los ojos de un niño de siete años: «La muerte era su hermanita una mañana de sus siete años, cuando despertó miró la cuna y vio que ella lo miraba con ojos ciegos, helados, azules y fríos».

Durante el libro uno la pasa bien conociendo las historias que la gente tiene que contar, las vivencias de cada personaje se entretejen conforme avanzan los capítulos para decir, al final, que sin la muerte la vida no es posible. Bradbury deja ver la vida y los recuerdos de un verano cambiante enfrascados, almacenados e impregnados en el vino cosechado por la familia Spaulding. Vino de diente de león. Vaya analogía: «Una flor común, una maleza que nadie ve, sí, pero para nosotros algo noble, el diente de león». Una vida –la maleza, el estorbo– que para los Spaulding es sagrada.

Leí una y otra vez este libro con la intención de entender el significado de cada párrafo, oración y palabra. Sólo descubrí que no hay más significado que el que ya tiene. Las palabras le dan nombre y forma a nuestros pensamientos, pero las cosas están ahí tal cual son. El vino se cosecha y ya. De cada quien depende el verano que le hace recordar. Estas cosas que pasan a la vez y que tienen un fin, a este proceso al que llamamos vida, no lo podemos transformar o detener. Realmente sólo ocurre y ya. Si pones de verdad atención podrás sentirla cuando pase, si no, antes de que te des cuenta, habrá terminado. El valor de El vino del estío es la capacidad de Ray Bradbury para simplificar, en anécdotas cotidianas, temas que han llevado a la humanidad a debatir por años. Qué necesidad de una lógica compleja cuando se puede leer a Douglas diciendo «No corras. Cuando corremos la vida pasa más rápido. Es mejor si nos sentamos y nos quedamos quietos, así pasa más lento».

Al vino lo podemos enfrascar y tener en reserva a lo largo de nuestra vida, podemos ir a buscarlo solos o acompañados, pero cada quien escogerá el que le sirva en los momentos en el que necesite una copa, para que el calor de los recuerdos los llene por completo. Como bien diría mi profesor de literatura: «el vino sabe a lo que sabemos».

 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más

5DMAYO: menú estacional

Desde el 2007, 5DMAYO se ha encargado de ser el primer espacio de Querétaro donde la gastronomía experimenta con la identidad regional. A lo largo de estos 7 años, el res...

Leer más
Gabriel García Márquez, revista Sada y el bombón

Ligas sobre el Nobel fallecido

Me ha entristecido mucho saber la muerte de Gabriel García Márquez. Soy lectora natural de obituarios y eso me ha hecho tener una especie de ojo atento a los es...

Leer más

Fiestas de la vendimia –Los viñedos festejan ...

Cada año, entre junio y octubre, los viñedos cosechan las uvas que están listas para convertirse en vino. Y como cosechar es uno de los verbos má...

Leer más

Publicidad