SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

¿Tú sabes quién soy yo?

Voy a hilar dos historias que no tienen nada qué ver. La primera es frívola y la segunda quizás no tanto.

En la primera, viaja en un coche una actriz hollywoodense que sigue estando en la lista de favoritas pero ya no tan favoritas como hace unos dos años (es que en Hollywood lo holly pronto se hace wood para quemar).

Va en el coche y ha bebido unas copas de más junto a su más reciente marido. Un policía ve un comportamiento errático y decide detener el auto y pedir al conductor que baje para verificar si conduce en las condiciones que el reglamento de tránsito exige. Evidentemente no cumplía.

En eso, la mujer hollywoodense decide bajar del auto, incumpliendo una orden expresa del oficial y quiere intervenir y hacer preguntas. Ante el desacato, actúa el oficial aprehendiéndola también a ella. Yo no tengo la más remota idea de si hizo bien o no el oficial, sólo sé que, al incumplir la orden, él actúa. Ella le espeta la frasecita: «¿pero es que Usted sabe quién soy yo?». Y pues no, el oficial no lo sabía. O lo sabía, pero le demostró la irrelevancia de su identidad.

Segundo caso. Una escritora española muy conocida, además de publicar narrativa, ha ejercido el periodismo de reportaje y de opinión desde hace varias décadas. El famoso periódico para el que trabaja ha protagonizado desazones desde que se ha visto afectado por la crisis económica española. Ese periódico le comunica que en la renovación de su contrato piensan realizar ajustes bajo otras premisas que, puede deducirse, serán quizás no favorables para ella.

Luego de avisarle esto, y otras acciones más que aquí ahorro, se entrevistan el Director del diario y ella. Él le comunica que piensa sacarla de su habitual periodismo de opinión y que piensa destinarla de nuevo a proyectos de periodismo de reportaje. Yo no tengo la más remota idea de si hace bien o no el director al tomar esa determinación o usar eso como pretexto; sólo sé que, al enfrentar la crisis de publicidad, él actúa. Ella, evidentemente muy contrariada, decide cortar de tajo su relación con ese periódico y le espeta la frasecita: «¿pero es que tú sabes quién soy yo?». Y pues sí, el director bien sabía quién era ella. Pero le aceptó la renuncia igual.

Vivimos en un mundo de economías y reglas ajustadas. Lo imagino como un corsé. Sí, de esos victorianos. Si la actriz sigue siendo famosa o la escritora leída, no lo puedo adivinar hoy.

Como colofón, me pregunto si yo voy a tener que llegar a la edad o la circunstancia en la que a alguien le voy a espetar la frasecita: «¿pero es que tú sabes quién soy yo?».

Y pues francamente espero que ese día no llegue nunca.
 


Artículos Relacionados:

Ah, el pato urbano

Desde principios del año pasado, los sanmiguelenses discuten si este pato es válido en una ciudad declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. Aunque está en la colonia...

Leer más

Que se haga el silencio

Toda mi vida he sido cazadora del silencio. Dicen mis padres que cuando era pequeña estaba prohibido, bajo pena de muerte, hacer ruido: «la niña está durmiendo». Aprendí ...

Leer más

La tumultocracia y la excesiva capacidad medi...

¿Cuántas fotografías vio en su vida alguien que nació en 1905 y murió en 1981? ¿Cuántas fotografías verá alguien que nazca hoy y viva 76 años? ¿C...

Leer más

Escribir es elegir

Las mejores experiencias del centro de México. Opto por cinco experiencias sensoriales. Todas íntimas. Ustedes me permitirán ese lujo. Una de mis experiencias visuale...

Leer más

Publicidad