SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

¿Cómo sobrevivir a la Navidad? Cinco sencillos consejos para tener una Navidad sensata

En esta época de paz, alegría, aguinaldos y sentimientos positivos, es muy fácil caer redondito: supongamos que te habla tu mamá cualquier 15 de diciembre, te dice algo como «mijito, por fin los convencí; sí, ¡logré que todos vinieran a la casa!». Ese «todos» está muy bien dicho, pues significa literalmente todos: el hermano mayor, la cuñada, los niños, los tíos, los abuelos, los agregados políticos, los amigos, la tía Nena (toda familia tiene una tía Nena), la prima, ¡la prima!: «Ah… Regina, precisamente hoy me estaba acordando de mi prima…¿Y viene sola?», «no mijito, esa es la buena noticia, ¡vienen todos!».

En fin, toda la familia llega el 23 y, por supuesto, organizan una de esas comidas grandotas: mucho pavo, no menos bacalao, camarones, papas, arroz, ensalada, chocolates, dulces de nuez, turrones, pasteles, vinos, cervezas, refrescos… Todo delicioso, todo muy ameno, a no ser de que lo mismo que comiste ese 23 de diciembre con toda la familia es lo que vas a seguir comiendo hasta el 7 de enero. Y están bien los excesos, ¡pero no el mismo durante 16 días!; el empacho sólo es tolerable cuando es repentino.

Por eso, porque Sada y el bombón conoce de atasques navideños, desproporciones familiares y tías insufribles, te presentamos cinco sencillas sugerencias para que esta época siga siendo de paz, alegría y aguinaldos bien gastados. Cinco sencillos consejos para no verte envuelto en fastidios y poder tener una Navidad sensata.
 

1 > Finge demencia y expresa un entusiasmo desmedido.

Manda un mail masivo a todos tus amigos, familiares y compañeros de trabajo, diles que estas épocas son maravillosas, que deben vivirse con intensidad, que los quieres a todos cerca; diles que quieres pasar una Navidad inolvidable, que ya tienes todo el plan organizado: el vuelo, el hotel en, digamos, Portugal, el itinerario de viaje, las comidas, que todo está listo, y que deben confirmarte a más tardar mañana. Todos quedarán pasmados. El 21 de diciembre mandas otro mail donde dices que, a pesar de su negativa, tú seguirás con tu plan inolvidable. Y te desapareces a una cabaña remota (da clic aquí y ve nuestras sugerencias).
 

2 > Toma como máxima la frase «preferiría no hacerlo».

Aplícala en absolutamente todas las invitaciones que te hagan:
—¿Tu tía Luisa nos invita a su posada?
—Preferiría no hacerlo—y cuelgas.

—Sí mijito, hoy es el recalentado.
—Preferiría no hacerlo.

—Todos preguntan por ti, sobre todo tu prima Regis.
—Ah… Regis…—dudas un poco, pero te mantienes firme y respondes casi por costumbre:—No, preferiría no hacerlo.
 

3 > No mezclar.

O comes pavo o comes pescado, pasta o arroz, chocolates o turrones, vino o licores; no mezcles el desayuno con la comida, no te comas el postre como aperitivo, no invites al amigo a la cena familiar, ni al tío a la fiesta tardía.
 

4 > Organiza todo el mismo día.

La fiesta de fin de año: el 18 de diciembre; la comida con los amigos: el 18; la cena familiar: el 18; el convivio con los clientes: el 18. Será un día terrible, pero pasando el mentado 18 serás libre.
 

5 > Encuéntrale la gracia.

Si en el intercambio recibes unos calcetines, encuéntralo chistoso; si la abuela te regala un fruitcake, utilízalo para la composta o como detenepuertas; si alguien entra gritando «¡feliz Navidad!», dale la bienvenida gritando aun más duro; si te sientan con el tío, ofrécele unos vodkas; si tienes que hacer compras de pánico, da clic aquí.
 


Artículos Relacionados:

Trabajar desde casa –experiencias, recomendac...

Amanece (amenaza). Es un lunes laboral cualquiera. El despertador suena y la ciudad entera canta la gran canción del snooze de José José: «espera...

Leer más

¡Diseñando, que es gerundio! –el diseño gráfi...

Diseñar es agarrar algo enredado, verlo, analizarlo, mezclarlo, editarlo, voltearlo de cabeza y convertirlo en algo digerible. ~Begoña Barinag...

Leer más
Valet parking - Sada y el bombón

Contra el valet parking, comprendiendo y atac...

¡Ah, la caballerosidad! Aunque todavía no está del todo desaparecida esta práctica, en otra época el padre de familia, o en su defecto el caballe...

Leer más

Fábrica de alimentos, sobre los caminos de pr...

Salud. La mitad de las cosas que hacemos (o más) giran alrededor de esta palabra: hacer ejercicio, romperse las piernas en el CrossFit, ponerse a...

Leer más

Publicidad