SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

En peligro de extinción: los hobbies

El doctor que escribía sonetos; el ingeniero que todas las noches se encerraba en su estudio –y en sí mismo– para «armar carritos»; el arquitecto que cuidaba su jardín y que se entusiasmaba implotando su bonsái; la señora –«la señora de la casa»– que se fascinaba estudiando la literatura del Siglo de Oro, incluso tenía por ahí un libro de ensayos guardado en el baúl; el contador que sentía alegría de veras con los vinos, que visitaba todos los viñedos, probaba nuevas cepas y abría y abría botellas; la alta ejecutiva de piernas patizambas que se desestresaba no haciendo yoga, sino montando, todos los domingos, religiosamente, su caballo…

Cualquier hobby, aunque se realice en compañía, es una actividad íntima, sincera, auténtica. Una ocupación completamente inútil y perfectamente absurda. Quizá por eso los hobbies están en peligro de extinción. En estos tiempos prácticos y productivos, fugaces y estériles no hay espacio para pasiones absurdas y extravagantes.

Hay espacio para el trabajo, cualquiera que éste sea: económico, social, familiar, deportivo. Ganar dinero, frecuentar a los amigos, apoyar a la familia, mantenerse saludable. Todo en regla, una vida correcta. Pero también una vida corta, pues un día te jubilas, tus hijos se van de la casa, tus amigos se mudan a los Jardines del Edén y te quedas con tu vida correcta y con tu muerte segura, que, por cierto, es lo más correcto en esos casos.

Un hobby no es un gusto –no es ir al cine, no es platicar con los amigos, no es correr, no es ir a conciertos–, un hobby es una pasión. Que desaparezcan los hobbies es sólo un eufemismo para decir que se extinguieron nuestras más íntimas y auténticas pasiones.
 


Artículos Relacionados:

Niños - Sada y el bombón

Los niños diabólicos: su anatomía, su comport...

Puestos a analizar, la primera pregunta que surge cuando hablamos de niños diabólicos no es qué o quiénes son, sino si merece la pena matizar y s...

Leer más
Estampillas postales - Sada y el bombón

Las estampillas postales, una de las expresio...

Lo que yo nunca querría es ser estatua: a las estatuas las cagan las palomas. En cambio una estampilla me gustaría más. Es bonito eso de la est...

Leer más
Tips para mudarse - Sada y el bombón

Mudarse: por qué y cómo mudarse de casa

Las mudanzas suelen ser consecuencias, respuestas a algo más, casi nunca una causa. Te mudas porque consigues un trabajo en otra ciudad, porque un ami...

Leer más
Jugar en las calles - Sada y el bombón

La calle, en extinción –perder la calle signi...

Todavía existen por ahí algunas colonias con letreros de «¡Cuidado, niños jugando!». Son colonias que llevan 10 años, por lo menos, sin renovar l...

Leer más

Publicidad