SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Así es una columna mundialista

Las formas son finitas, incluso acotadas. No puede uno reinventar el molde de la columna mundialista por puro ánimo iconoclasta. Hay un código, unos lugares comunes, un léxico y un arsenal de metáforas de los que no es conveniente salirse. Esta exigente tradición prescribe: antes de que haya partidos, rememora: el futbol y la infancia, la relación con el Padre, el tiempo escanciado en los cuatrienios de la hipercitada cita. Empezando por ahí estoy jodido: tengo una memoria francamente mediocre para lo relacionado con los deportes. Incluso a corto plazo: en las cascaritas de la primaria podía olvidar cuál era mi portería antes del medio tiempo. Pero ya dije: no voy a defraudar al lector hipotético: Vamos Belice se aferra al cliché con las pinches uñas.

Por el lado afectivo, mi relación con el futbol queda debiendo. Evoco con ataques de ansiedad el páramo terregoso y sembrado de piedras, en algún cerro de Cuernavaca, donde entrenaba mi equipo de la secundaria, el Etailil –nombre impronunciable que ni siquiera arroja resultados en Google. El uniforme era, o así lo hubiera clasificado Bob Ross, color verde vejiga. La ansiedad da paso a un fastidio que raya en lo rencoroso cuando recuerdo los entusiastas consejos del padre: «tienes que correr más por la banda», «mira a tus compañeros», «aguas con el defensa de labio leporino». Una vez metí un gol contra los blandengues del Jean Piaget porque todos podemos equivocarnos con suerte de vez en cuando.

En cuanto al muy comentado «Estado de excepción» que el Mundial instaura, ese «paréntesis» o «tiempo sagrado» que columnistas más agudos que yo refieren con solvente prosa y media puta tonelada de cursilería, sólo voy a conceder una cosa: tiene cierto encanto que todas las conversaciones converjan en un mismo tema, sobre todo para los que quedamos al margen, contemplando desde un silencio bovino la camaradería que se tiende sobre todos los comensales de cierta cantina cuando alguien enuncia con impostada sapiencia una opinión sobre la tibia de Messi, el metatarso del Maza o la pasión de Marchisio. La fraternidad de los otros, de todos esos que saben, disfrutan y hablan de futbol, me retuerce de envidia. Quiero ser parte de algo, de eso. Quiero invitar una ronda cuando el equipo al que le voy pare un penalti imposible. Quiero ondear una bandera y dar siete vueltas a una glorieta simbólica tocando el claxon como un primate en un Chevy. En ese sentido, esta columna, que dará seguimiento puntual aunque siempre fallido (no tengo ni remota idea de lo que estoy hablando) a la Copa del Mundo, es mi modesto intento por pertenecer a algo, mi chato y acrítico modo de sumarme al grito de la época, el apasionado gesto de llevar mi copa hacia el brindis colectivo –casi puedo anticipar el estrépito de vidrio roto.

Finalmente, esto: toda columna previa al Mundial (aunque a estas horas, según me dice alguien en la oficina, ya debe estar empezando) debe posicionarse en el abanico de las expectativas. Los más romos columnistas conciben sólo dos posibilidades: el pesimismo con respecto al papelón de la escuadra patria o el optimismo aderezado de datos. No me interesa esa falsa disyuntiva: yo estoy convencido de que ganará Belice.
 


Daniel Saldaña París (Ciudad de México, 1984) es escritor. El año pasado la editorial Sexto Piso publicó su novela En medio de extrañas víctimas. Daniel Saldaña París colaborará con ésta, su revista de confianza, hasta el final de Brasil 2014, cuando Belice alce la copa, el trofeo o lo que sea que ofrezca este Mundial. Síguelo también en tuiter: @ds_paris.

La genial viñeta que ilustra la columna «Vamos Belice» en nuestra página de inicio es cortesía de Ros, el cartonista humorístico más fino e inteligente de México –y Belice. Aquí una entrevista que le hicimos a propósito de su último libro de cartones Bajar la guardia.

 


Artículos Relacionados:

Traducciones - Sada y el bombón

Recomendaciones para elegir una buena traducción

En buena medida, conocer es traducir, dice Juan Villoro. Un buen traductor es, antes que nada, un buen lector; el gran conocedor de un texto. El traductor no sólo traduce las regiones explícitas de un libro, sino también, y sobre todo, el carácter implícito de las palabras, es decir, lo que está entre líneas: las ideas, el discurso, los sentimientos, el tono, el ritmo, el estilo, la espontaneidad del lenguaje; para decirlo de forma pomposa: el espíritu del texto. Traducir algo de forma literal es ir contra el sentido común. Por eso a veces es tan difícil encontrar una buena traducción, sobre todo de los textos que son de alguna forma poéticos. No existe problema alguno con el manual de la aspiradora; encontrar una buena traducción de Pessoa requiere un poquito más de tiempo. Al leer una traducción, hay que ser conscientes que siempre habrá una pérdida en el texto traducido. Por ejemplo, el español no tiene palabras para saudade, spleen o weltschmerz. Sin embargo, muy de vez en cuando, esa pérdida de la traducción puede llegar a ser paradójicamente una ganancia. Traducir del francés al español significa afrancesar el español, es decir, enriquecerlo. Una buena traducción enriquece el idioma.   Breves recomendaciones: Elige editoriales que respeten la literatura. Algunos ejemplos de editoriales serias: Fondo de Cultura Económica, Cátedra, Alianza, Siruela, Nórdica, Acantilado, Pretextos, Sexto Piso y, casi siempre, Anagrama. Evita: Editores Mexicanos Unidos, Editorial Valdemar y Lectorum. Respeto editorial significa poner el nombre del traductor en algún lado. Googlea al traductor para ver qué tan reconocido es. Si en el libro no aparece ningún traductor, cómpralo para la chimenea. Invierte. Los libros con buenas traducciones suelen ser más costosos. El más caro no es el mejor traducido, pero el de $20 sí lo tradujo una máquina. Para poesía, conviene comprar una edición donde venga el poema original al lado del poema traducido. Así, por un lado, puedes sentir la oralidad y la plasticidad del alemán (aún sin entender palotada de lo que estás leyendo) y, por el otro, el significado del poema.   Lecturas sobre la traducción: La tarea del traductor, de Walter Benjamin; El traductor, de Juan Villoro; Decir casi lo mismo, de Umberto Eco.   ...

Leer más

Febrero y marzo: los meses más oportunos para...

Al parecer, la mejor época para ver el mejor cine es durante febrero y marzo; por lo menos en provincia, las mejores películas coinciden durante ...

Leer más

15 tips para ser un mejor lector de literatura

Advertencia: éste es un plagio. No pasa nada si no te gusta leer. Puedes entonces elegir ser un mejor espectador de telenovelas, un mejor corredor...

Leer más
Manual de estilo del arte contemporáneo, Sada y el bombón, revista de cultura urbana en el Bajío

Manual de estilo del arte contemporáneo

Pablo Helguera Manual de estilo del arte contemporáneo Tumbona Ediciones, Colección Anómalos Segunda edición, 2013 172 pp.   Soy P. y soy g...

Leer más

Publicidad