SB 24
Octubre - noviembre 2014
SB 23
Agosto - septiembre 2014
SB 22
Junio - Julio 2014
SB 21
Abril - Mayo 2014
SB 20
Febrero - Marzo 2014

Mitos cotidianos –las diez falacias comunes y corrientes que más escuchamos

1 > «Es que aquí el sentido de las glorietas es distinto»

El mito: las glorietas fueron pensadas para dar mayor fluidez a un cruce de caminos. Supuestamente existe un sentido (misterioso) dentro de ellas, un acuerdo social y civilizado donde, por lo menos los conductores de la propia ciudad, saben si se deben detener al entrar o salir de la glorieta.

La realidad: las glorietas son tierra de nadie; nadie sabe quién lleva la preferencia, sobre todo si aquí en el Bajío confluyen conductores que vienen de la Minerva y las glorietas de Reforma. La calle es una selva, y las glorietas se rigen por la misma ley.
 

2 > «Hay que salir desde el aeropuerto del DF»

El mito: nuestro capitalino interior nos insiste en volar desde el DF. Nos dice que la oferta de horarios y destinos es mayor, que los vuelos son más baratos y que hay más seguridad y mejor servicio. ¡Larga vida al Benito Juárez!

La realidad: resulta un poco insensato hacer un viaje para ir de viaje, sobre todo si los aeropuertos locales ofrecen buenos vuelos a distintos destinos. Viajar en autobús y quedarte a dormir cerca del aeropuerto del DF es igual o más costoso (y mucho más cansado) que volar desde Morelia, el Bajío o Querétaro.
 

3 > «Qué bueno que tu mamá no tiene tuiters»

El mito: ¿tuiteaste una leperada o te mostraste indecente en Facebook y tienes miedo que tu mamá y tus tías se den cuenta de la fichita que realmente eres? No os preocupéis, que los papás y «la gente mayor» no le entiende a eso de las redes sociales.

La realidad: tus padres, tus tías y hasta tus abuelos saben bien qué es eso del Twitter y Facebook –algunos inclusos tienen Weibo– nomás que fingen demencia para que tú ni si quiera sospeches las infamias que ellos mismos ponen.
 

4 > «Cómete este ajo y mastica esta cebolla para que no te piquen los mosquitos»

El mito: contra los mosquitos, no existe repelente más efectivo que el ajo y la cebolla; además, es un remedio económico, natural, orgánico, sustentable, sin gluten… ¡Una maravilla!

La realidad: si le das un par de mordidas a una cebolla, te comes un diente de ajo, te embarras limón e inhalas cebollín, lo único que vas a lograr es ahuyentar a las personas –que muerden más rico– y atraer no sólo a los mosquitos, sino a miles de bichos más. El mejor remedio es el humo y el smog; ¿o a poco te ha picado un mosco en Satélite?
 

5 > «Fácil: ¡vámonos caminando!»

El mito: caminar, como dice Vila-Matas, «tiene el ritmo de la respiración humana»: es algo natural, primitivo. Decir que todos sabemos caminar es una obviedad, casi una bobada.

La realidad: no sabemos caminar; sabemos manejar, andar en bici, incluso –con la modita esta de los maratones– sabemos correr, pero no caminar, para eso somos incapaces, sobre todo si vamos en grupo: ocupamos toda la banqueta, platicamos con el de al lado sin notar que alguien atrás que quiere pasar, nos estrellamos con el de enfrente, cruzamos la calle cuando el semáforo acaba de ponerse verde…
 

6 > «Comer en la calle te hace daño»

El mito: la comida callejera podrá ser muy sabrosa, pero es sucia, grasienta, pringosa; en una palabra: inmunda. Es mejor, más sano e higiénico, comer en casa.

La realidad: sinceramente, con el ama de casa en peligro de extinción, ¿en qué casa siguen haciendo de comer? La gastronomía casera contemporánea no existe y, si sí, es tanto o más inmunda que la exquisita comida callejera. Además, entre más comas en la calle, menos daño te hace. Líbrate del estigma, disfruta del changarro.
 

7 > «Las señoras no saben manejar»

El mito: «mujer al volante, peligro constante», y si tiene hijos, peor: la maternidad o el sereno les otorga una violencia vehicular sobreurbana.

La realidad: relacionar la violencia vehicular con las mujeres es entender sólo el 33% del problema; para comprender lo que pasa en las calles, hace falta extender el mito a los hombres y a esos especímenes o jinetes del apocalipsis llamados camioneros.
 

8 > «La panza cervecera»

El mito: la cerveza es una especie de pan líquido que además tiene gas, es decir, no sólo engorda, sino que empanzurra.

La realidad: más del 80% de una cerveza es agua; una vaso de cerveza tiene poco menos de 100 calorías; prácticamente uno adelgaza tomándola. El problema es que, por lo menos en estos lares, la cerveza sirve como acompañamiento no de la comida, sino de la botana. Y los dorilocos, las guacamayas y los tacos dorados, esos sí, engordan.
 

9 > «Sóplale mientras haga bizcos»

El mito: si haces bizcos y alguien, por bullying o por lo que sea, te sopla o te echa un aire, te quedas así para siempre: estrábico.

La realidad:: si esto fuera cierto, sería facilísimo curar el estrabismo. Y no, ya ves los ojos divorciados de Jean-Paul Sartre o la mirada zamba y zurda de Fernando Savater.
 

10 > «Es que aquí no hay demanda para lugares que estén abiertos las 24 horas»

El mito: en los pueblotes del Bajío sueltan al león por ahí de las 10 u 11 de la noche. Eso o el toque de queda es biológico.

La realidad: a partir de las 11 o 12 de la noche, la gente empieza a utilizar el mercado negro de comidas y, sobre todo, bebidas. La razón por la que no hay lugares abiertos después de medianoche es porque alguien –el gobierno o los Protocolos de Sión– ha decidido proteger a los adulterados y botaneros taxistas nocturnos.
 


Artículos Relacionados:

Vivir solo vs. Vivir acompañado –la independe...

Vivir solo o vivir acompañado es quizá la primera gran decisión adulta que hacemos en la vida. Por supuesto, a algunos les llega la adultez antes...

Leer más
Top10 Murales urbanos - Sada y el bombón

Los diez murales queretanos más representativ...

Existen tres tipos de murales urbanos: los figurativos, los abstractos y los involuntarios. Los más graciosos son los terceros; hay colonias con ...

Leer más

El tianguis artesanal de Uruapan: el mercado ...

Del 12 al 27 de abril 2014. De cierta forma, viajar por México es rodearse de comerciantes ambulantes, regateadas sin sentido, compras forzada...

Leer más
Cantinas con la mejor botana - Sada y el bombón

Las diez cantinas que sirven las mejores botanas

En una de las primeras ediciones de la revista hablamos de los –entonces– mejores bares de la región: El Incendio y El Fusilado en Guanajuato, El Zepp...

Leer más

Publicidad